La exministra de Defensa alemana, Ursula Von der Leyen
La exministra de Defensa alemana, Ursula Von der Leyen - Reuters

Von der Leyen promete salario mínimo y seguro de paro europeos

La ministra de Defensa de Alemania ha anunciado este lunes que el miércoles dimitirá, independientemente de si el martes consigue el apoyo del Parlamento Europeo para convertirse en la primera presidenta de la Comisión Europea

Corresponsal en BerlínActualizado:

Ursula von der Leyen requiere de votos socialdemócratas y liberales para salir airosa en la votación de la Eurocámara y poder ser nombrada presidenta de la Comisión Europea, por lo que en vísperas de la elección ha enviado sendas cartas dirigidas a los socialdemócratas y a los liberales europeos con promesas que considera dignas de su apoyo. A los socialistas europeos trata de seducirlos con un plan de acción para ampliar el catálogo de derechos sociales comunitarios que incluiría, entre otras cosas, un salario mínimo «justo» en todos los países de la UE y una «Garantía Infantil Europea» para que todos los niños en riesgo de pobreza o exclusión social tengan acceso a los derechos más básicos.

Von der Leyen promete además la creación de un Mecanismo europeo de Reaseguro de Desempleo, un seguro de paro a escala europea que garantice que los parados de todos los países miembros reciban las mismas prestaciones sociales.

En materia de migración, un asunto en el que como ministra alemana en varias carteras ha apoyado ininterrumpidamente la política de Angela Merkel, defenderá la necesidad de reforzar la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) y de alcanzar un cuerpo permanente de 10.000 guardacostas para 2024, así como trabajar para desmantelar el crimen organizado de los traficantes y contrabandistas.

Otra de las principales ofertas que incluye el documento es el nombramiento del socialdemócrata holandés Frans Timmermans en la futura Comisión como «vicepresidente ejecutivo», al mismo nivel que el candidato liberal, cuyo partido había advertido previamente que no admitiría quedar en tercer plano. A los liberales les ofrece, además, una agenda «abierta y justa» de comercio, con la que «podemos convertir a Europa en un líder comercial global», señalando que las actividades comerciales cobrarán mayor protagonismo en el presupuesto comunitario ya que sostienen 36 millones de puestos de trabajo y suponen alrededor de una tercera parte del PIB europeo, en detrimento del sector primario. También menciona reiteradamente la necesidad de reforzar los mecanismos de defensa del Estado de derecho a través de herramientas que vigilen su cumplimiento en todos los Estados miembros.

Un ejército europeo

Los votos a favor de socialdemócratas y liberales serán clave para que la candidata alemana supere el mínimo de 374 votos a favor que necesita de un total de 747 eurodiputados que se sentarán este martes en el pleno de Estrasburgo. Von der Leyen sigue sin tener asegurada la mayoría absoluta necesaria para validar la decisión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE respecto al reparto de cargos y se da por seguro que el grupo parlamentario europeo socialdemócrata votará dividido, aunque con estas propuestas concretas Von der Leyen no le pone nada fácil a los eurodiputados el voto en contra.

En su propuesta tiene prioridad también el avance hacia un ejército europeo, cuyo diseño ha participado directamente desde su cargo de ministra alemana de Defensa, esta última legislatura, y un programa de renovación democrática de la UE, que pasaría por vincular más estrechamente la presidencia de la Comisión al resultado de las elecciones europeas, una política con la que agradar a los liberales que quieren que se pare los pies a los partidos conservadores de Polonia y Hungría, con los que, por otra parte, la candidata alemana mantiene muy buenas relaciones.

El grupo parlamentario conservador EKR, formado alrededor el partido PiS en el gobierno de Varsovia, ha mantenido con ella una reunión «abierta y honesta» en la que Von der Leyen les ha expuesto con detalle su programa, concretamente todo lo referente a seguridad, inmigración y derechos sociales, en el que este partido está especialmente interesado. «Hay puntos que estaríamos encantados de votar, otros no tanto», comentó después del encuentro el co-presidente del grupo Raffalele Fitto. El equipo de Von der Leyen se vio sorprendido en esa reunión por el interés manifestado por los interlocutores acerca de sus posiciones respecto al Brexit, un proceso que podría quedar bloqueado, por cierto, si Von der Leyen no logra la mayoría necesaria en esa votación.

El líder de los socialcristianos (CSU) de Baviera, Markus Söder, socio también de la gran coalición alemana, ha prevenido hoy a sus compatriotas socialdemócratas del SPD contra la tentación de votar en contra de una candidatura que les escuece especialmente. «Pondrían en ridículo a Alemania y sumirían a la UE en una crisis institucional como no se ha visto hasta ahora», ha dicho.