Levantan la alerta por tsunami en el Pacífico

Las olas han alcanzado menor altura de lo previsto, pese a lo cual se ha registrado el fallecimiento de cinco personas

AGENCIAS
WASHINGTONActualizado:

El Centro de Alerta de Tsunami en el Pacífico (PTWC) ha levantado la alerta de tsunami para todos los territorios del Pacífico que se había decretado a causa del terremoto ocurrido ayer en Chile que ha dejado ya más de trescientos muertos.

En Japón, las olas han alcanzado el metro y medio en las costas de la prefectura de Iwate, en el norte del país, donde se ha tenido que evacuar a 320.000 personas. Las autoridades niponas han rebajado la alerta desde "gran tsunami" a "tsunami", lo que advierte del peligro de olas de hasta dos metros.

Hasta el momento, la rápida actuación de los gobiernos, la evacuación de decenas de miles de personas y la cooperación de la población ha permitido que el tsunami creado por el seísmo de Chile pasase por Oceanía y el Pacífico sur sin causar víctimas mortales. Australia, Nueva Zelanda, Fiyi y Samoa han sufrido el impacto, pero las olas que se han abatido sobre sus costas no han provocado mayores daños.

Según la radio australiana, el impacto más fuerte ha sucedido en las islas Marquesas, en la Polinesia francesa, donde se han registrado olas de cuatro metros, pero no se ha informado de víctimas o daños de consideración.

Nueva Zelanda fue alcanzada sobre las 08.00, hora local, en las islas Chatham, con olas de hasta tres metros. Previamente se había ordenado a los barcos permanecer en puerto o en alta mar si no podían atracar a tiempo, y las áreas más amenazadas habían sido evacuadas.

Cinco víctimas mortales

En Hawai las autoridades también han levantado la alerta después de que llegaran a sus costas olas menores de lo previsto. El maremoto golpeó el archipiélago poco después de las 11.05, hora local, pero el archipiélago estaba bajo aviso y las autoridades habían evacuado a los residentes de las zonas costeras.

Antes de llegar a Hawai, el tsunami se había cinco vidas en el archipiélago chileno de Juan Fernández, donde otros once residentes permanecen desaparecidos después de que una ola gigante inundara el pueblo de San Juan Bautista. Las olas también llegaron a la Polinesia francesa, donde alcanzaron una altura 1,8 metros por encima de su nivel normal, según la NOAA.