Los «Bin Laden» de Sri Lanka: la rica familia tras los atentados contra iglesias y hoteles de lujo

Como el difunto líder de Al Qaida, los hijos de Mohamed Yusuf Ibrahim, magnate de las especias con altos contactos políticos, dejaron su vida acomodada para abrazar el yihadismo

Actualizado:

Entre los terroristas suicidas de Sri Lanka hay varios miembros de una rica familia con conexiones políticas, que habrían organizado el ataque junto al clérigo islamista Zahran Hashim. También llamado Mohamed Zahran, este es quien lo reivindica en nombre del Estado Islámico (Daesh) en un vídeo colgado en internet donde aparecen los otros siete miembros del grupo.

Aunque la Policía de Sri Lanka no ha dado todavía sus nombres, el portal de noticias indio Firstpost informa de que algunos de ellos son los hijos de un magnate de las especias, Mohamed Yusuf Ibrahim, que se habrían inmolado en dos hoteles de lujo de Colombo el Domingo de Resurrección. MientrasImsath Ahmed Ibrahim, de 33 años, se hacía estallar en el Cinnamon Grand, su hermano Ilham Ahmed Ibrahim, de 31, atentaba contra el Shangri-La. Cargados con dos mochilas iguales llenas de explosivos, tuercas y tornillos, las detonaban prácticamente a la misma hora en los restaurantes donde se servía el desayuno, matando a buena parte de la treintena de extranjeros que han perecido en el ataque. También fue atacado el hotel Kingsbury, donde un tercer miembro del grupo detonó otra mochila bomba.

La esposa de Imsath, Fátima, que estaba embarazada, se inmoló junto a sus tres hijos cuando la Policía registró su casa el domingo por la noche y mató a tres agentes. Al parecer, la tercera planta de su mansión, ubicada en el barrio de Dematagoda, estaba sembrada de bombas para cuando llegara la Policía. En el vídeo de Daesh reivindicando el atentado, aparecen ocho personas ataviadas con túnicas negras cubriéndose el rostro con pañuelos, algunas luciendo puñales en sus manos. En el centro, y con la cara al descubierto, el clérigo Zahran Hashim jura fidelidad al «califa» del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, y se atribuye los atentados contra «miembros de la coalición dirigida por EE.UU. y los cristianos de Sri Lanka», en referencia a los hoteles de lujo e iglesias que reventaron. A la derecha de la imagen, aparece una figura en segundo plano, que podría ser Fátima detrás de su marido. Otro terrorista más, que iba a atentar contra un cuarto hotel, se hizo estallar y acabó con dos personas más.

Ibrahim padre, líder del partido de izquierdas Janatha Vimukthi Peramuna, es amigo del ministro de Industria y Comercio, Rishath Bathiudeen, y ha sido visto en recepciones del jefe de la oposición y anterior presidente, Mahinda Rajapaksa. A pesar de sus altos contactos,es uno de los más de 60 detenidos por la Policía, que lo está interrogando junto a su hijo Ijas, de 30 años, para saber si estaba al corriente de esta trama terrorista. El hermano menor, Ismail, ha huido con explosivos y las autoridades temen que pueda perpetrar más atentados.

A tenor de las fuentes de Inteligencia citadas por este portal indio de noticias, el primero en revelar detalles de este caso luego confirmados oficialmente, la familia habría fabricado los «chalecos bomba» usados por algunos de los terroristas del grupo, que habrían llenado de tuercas y tornillos para causar el mayor daño posible con la expansión. Para ello habrían utilizado su fábrica de cobre, Colosssus, en un polígono industrial al este de Colombo. El director de la planta y ocho de sus empleados también fueron arrestados el domingo por la noche.

Como Osama Bin Laden en Arabia Saudí, los Ibrahim dejaron su vida de lujos y abrazaron el yihad para traer el terror a Sri Lanka. Los investigadores tratan ahora de averiguar por qué se radicalizaron.