Pedro Pablo Kuczynski, rodeado de su Gabinete, se dirige a la nación, este jueves en Lima
Pedro Pablo Kuczynski, rodeado de su Gabinete, se dirige a la nación, este jueves en Lima - Reuters

Kuczynski descarta renunciar a la presidencia de Perú pese a las revelaciones de Odebrecht

Parlamentarios de distintas tendencias envían al Congreso una petición para que el mandatario sea destituido

La constructora brasileña, envuelta en una trama de corrupción internacional, ha señalado que el mandatario recibió como consultor 782.000 dólares a través de la empresa Westfield Capital, en la que figura como socio único

Corresponsal en LimaActualizado:

Pedro Pablo Kuczynski descartó este viernes renunciar a la presidencia de Perú después de que la constructora brasileña Odebrecht revelara que trabajó como consultor y recibió 782.000 dólares a través de la empresa Westfield Capital, donde figura como socio único.

Odebrecht, envuelta en la mayor trama de corrupción de la historia de América Latina, hizo llegar a la presidenta de la comisión parlamentaria «Lava Jato» Perú (Operación Autolavado brasileña), Rosa María Bartra (del partido de Keiko Fujimori), una carta donde desvela que Kuczynski percibió cuatro pagos por 782.207.28 dólares entre 2004 y 2007. En este período, el actual presidente de Perú era ministro de Estado durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Esta revelación causó un cataclismo político en Perú. Un grupo de parlamentarios de distintas tendencias envió este viernes al Congreso una petición para que el presidente Kuczynski sea destituido a raíz de sus vínculos con Odebrecht, que él ha negado de forma reiterada. Esta solicitud, llamada «moción de vacancia», pide declarar la «permanente incapacidad moral» del gobernante y su salida del cargo, según informó el canal estatal TV Perú.

Proceso en el Congreso

La petición se votará la próxima semana y, dependiendo de su aprobación, se invitaría a Kuczynski al pleno del Parlamento para que explique sus vínculos con Odebrecht. Su permanencia en el cargo se votaría entonces hacia el 28 de diciembre.

«Esta nueva revelación lo deja fuera de juego», declaró a ABC el analista político Iván Lanegra, porque sostiene que «es una respuesta que alarga la crisis mas no la resuelve, ya que pone en manos del Congreso su futuro como mandatario». El catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica de Perú explicó que «el daño a la figura presidencial está hecho; en el caso de que sobreviva a la crisis, su situación es muy precaria hasta 2021 en que acaba su mandato. Ahora, PPK les pasó la responsabilidad ante la crisis política y ellos serán responsables de lo que venga. ¿Se atreverán a llevar adelante la vacancia y dejarnos sin presidente sin saber si es culpable o no de un delito?».

«Ni me oculto ni tengo motivos para hacerlo»

Arropado por todo su Gabinete de Ministros y sus congresistas, el presidente afirmó que «estoy aquí para dar la cara» y «ni me oculto ni tengo motivos para hacerlo». Kuczynski explicó que miembros de la comisión «Lava Jato» presentaron el jueves informes de Odebrecht de «supuestos pagos por servicios que yo habría prestado a favor de dicha empresa (…), dice este tendencioso reporte que recibí más de 4 millones de dólares. Falso».

En su mensaje a la nación, Kuczynski reconoció que la empresa Westfield Capital es de su propiedad y que así aparece en su declaración de patrimonio del pasado 31 de enero. Además agregó que esa empresa recibió dinero de Odebrecht, pero a través de contratos que realizó un empleado chileno llamado Gerardo Sepúlveda y que él no recibió a título personal ninguno de los pagos.

Por último, Kuczynski denunció que existe «una corrupción sistémica» que amenaza a su Gobierno y a la democracia. «No voy a abdicar ni a mi honor, ni a mis valores, ni a mis responsabilidades como presidente de todos los peruanos. Invito a todos los actores políticos a hacer lo mismo. Nos costó mucho recuperar esta democracia. No la volvamos a perder», concluyó el gobernante.

Presidentes implicados

El tsunami Odebrecht ha implicado hasta el momento a los expresidentes Alejandro Toledo, quien reside en EE.UU. desde hace meses y tiene una orden de captura en Perú; Alan García (1985-1990 y 2011-2016), Ollanta Humala, preso desde hace 4 meses; Kuczynski y la ex candidata presidencial y jefa de la mayoría opositora en el Congreso, Keiko Fujimori.