Keiko Fujimori, a la salida de la Fiscalía tras pretar declaración por el caso Odebrecht
Keiko Fujimori, a la salida de la Fiscalía tras pretar declaración por el caso Odebrecht - Afp

Keiko Fujimori y Kuczynski declaran durante horas por el caso Odebrecht

Comparecen al mismo tiempo y a pocas manzanas de distancia uno del otro

Corresponsal en LimaActualizado:

El caso Odebrecht, donde se investiga la mayor trama de corrupción de la historia de América Latina, ha unido los destinos de los otrora enemigos políticos: el presidente Pedro Pablo Kuczynski y la líder de la oposición Keiko Sofía Fujimori. Los rivales en la segunda vuelta de las presidenciales de junio de 2016 comparecieron este jueves ante la Justicia, a tanto solo unas manzanas de distancia en el centro de Lima.

Por un lado, Kuczynski testificó ante el fiscal Hamilton Castro por haber trabajado como funcionario público en el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) y, a la vez, como consultor de Odebrecht entre 2004 y 2007. Mientras que Keiko Fujimori compareció ante el fiscal Juan Domingo Pérez, quien la investiga por lavado de activos en la financiación de la campaña de 2011.

El caso Odebrecht motivó que se promoviera una moción de censura contra Pedro Pablo Kuczynski por haber recibido en su cuenta personal del Banco de Crédito de Perú más de 782.000 dólares, producto de su trabajo como consultor para un proyecto de Odebrecht en el norte del país. Odebrecht contrató a la empresa Westfield Capital, en la que Kuczynski es el único socio, que en ese momento, según el mandatario, estaba dirigida por el empresario chileno Gerardo Sepúlveda.

Como testigo

Aunque como presidente Kuczynski solo puede ser procesado una vez deje el cargo en 2021, sí debe declarar ante la Justicia como testigo. En un mensaje a la nación, para poner fin a esta crisis política, Pero Pablo Kuczynski aseguró que era su deber «respetar y respaldar a nuestras autoridades fiscales, judiciales y a su legitimidad. He acudido y acudiré a sus requerimientos cuantas veces sea necesario. Así como atenderé las solicitudes de información que me requiera el Congreso».

Mientras tanto, la excandidata a la presidencia y líder de Fuerza Popular es investigada por la anotación que el empresario brasileño Marcelo Odebrecht escribió en la agenda, en la que pedía que se le incrementara el donativo («aumentar Keiko a 500 e eu fazer visita»). Esta anotación motivó que la campaña presidencial de 2001, en la que perdió frente a Ollanta Humala, sea investigada para determinar si en parte fue financiada por Odebrecht.

Como respuesta, el grupo parlamentario de Keiko Fujimori ha denunciado al Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, y lo ha amenazado con la destitución por no haber investigado a los empresarios de la constructora peruana, Graña y Montero, que trabajó como socio de Odebrecht desde la década de los noventa.

Tanto la audiencia de Fujimori como la de Kuczynski duraron más de cinco horas cada una. Mientras la política peruana prestaba declaración, en el exterior de la sede de la Fiscalía, un grupo de simpatizantes fujimoristas gritaban: «Keiko es inocente, Keiko no está sola, Keiko es del pueblo», entre otros eslóganes.

El tsunami Odebrecht ha implicado hasta el momento a los expresidentes Alejandro Toledo, residente en EE.UU. desde hace meses y con orden de captura en Perú; Alan García (1985-1990 y 2011-2016) y Ollanta Humala, preso desde hace 6 meses junto a su esposa, Nadine Heredia. Así como al actual presidente y la jefa de la mayoría opositora en el Congreso.