El expresidente peruano, Alberto Fujimori, acusado de la matanza de Pativilca
El expresidente peruano, Alberto Fujimori, acusado de la matanza de Pativilca - AFP

La Justicia niega el derecho de gracia a Fujimori para el juicio por la matanza de Pativilca

El tribunal peruano encargado del proceso por la muerte de seis campesinos tras ser torturados en 1992 ha decidido no aplicar al expresidente el derecho de gracia que le concedió el actual mandatario

Corresponsal en LimaActualizado:

El Colegiado B de la Sala Penal Nacional dirigido por la jueza Miluska Cano ordenó hoy que el ex presidente Alberto Fujimori Fujimori sea procesado como acusado por la matanza de Pativilca, donde murieron seis campesinos, dejando así de aplicar la gracia que le otorgó el jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski, a fines de diciembre pasado.

Según la resolución judicial, se señala que la Resolución Suprema No.281-2007-JUS del 24 de diciembre de 2017 que concede –entre otros- el derecho de gracia por razones humanitarias al procesado Alberto Fujimori Fujimori en el caso Pativilca-Caraqueño «carece de efectos jurídicos».

«(El pedido de indulto) Es incompatible con los deberes de investigar, juzgar, sancionar graves violaciones de derechos humanos,siendo además una medida que como hemos analizado colisiona claramente con los derechos fundamentales amparados en nuestra Constitución y que careciendo de una debida motivación no surte efectos en la presente causa penal», indicó la sentencia.

De inmediato, su hija mayor y ex candidata presidencial en el 2011 y el 2016 se expresó en su cuenta de Twitter: «Lamento la decisión del Colegiado B de la Sala Penal Nacional en el caso Pativilca. Confío en que mi padre será absuelto en un juicio sin presiones políticas. Este pronunciamiento judicial no debe ser una excusa para volver a encarcelar a un hombre de avanzada edad y delicado de salud. Alberto Fujimori merece afrontar este proceso en libertad».

En el 2009, Fujimori fue sentenciado a 25 años de cárcel por delitos de corrupción, secuestro agravado y violaciones a los derechos humanos; condena que purgó en la cárcel que se construyó a su medida en el Fundo Barbadillo y donde estuvo hasta que obtuvo el indulto que le otorgó el mandatario Kuczynski.

Tras haber obtenido su libertad en diciembre pasado, Fujimori vive en una lujosa casa en La molina, al este de Lima, donde es visitado por sus correligionarios y su hijo menor, el congresista Kenji Gerardo, quien fue el principal impulsor del indulto a su padre.

«Es una resolución de carácter histórico porque no hay antecedentes sobre esta materia en crímenes de derechos humanos, y si a ello le sumas que el protagonista es un ex presidente beneficiado por una gracia en el marco de una resolución de mayor envergadura como es el indulto, es histórico lo que ha hecho el Poder Judicial. Fujimori pasa de ser un ciudadano libre a la condición de procesado», dijo a ABC el director del Instituto de Defensa Legal (IDEELE), Carlos Rivera.

«Es una derrota política para Fujimori y también para Pedro Pablo Kuczynski», agregó el abogado de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta durante el juicio a Fujimori.

«A partir de mañana, la Fiscalía decidirá si solicita que Fujimori afronte el juicio oral de la matanza de Pativilca en libertad o, dados sus antecedentes, con alguna medida restrictiva, y todo eso lo tiene que decidir el Poder Judicial antes de que empiece. Por último, la resolución establece un marco de interpretación jurisdiccional contrario a los argumentos del indulto que nos hace esperar con optimismo el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos», finalizó Rivera.

Por su parte, la abogada de los familiares de las víctimas de la matanza de Pativilca, Gloria Cano, dijo a este diario que estar «satisfecha porque la Corte hizo el análisis adecuado y puso los derechos de las victimas por encima del derecho de gracia otorgado por el PPK».

Durante el gobierno de Fujimori se formó el grupo militar «Colina» en la sede central del Ejército en Lima, el «Pentagonito», con el fin de acabar de modo extrajudicial con los miembros del grupo terrorista «Sendero Luminoso», de corte maoísta, que le declaró la guerra al estado peruano en 1980. Este puñado de militares fueron condecorados y promovidos por sus servicios al país, después procesados por la Justicia militar y, por último, amnistiados por Fujimori.

En Barrios Altos, el grupo «Colina» asesinó a 16 personas, entre ellas a Javier Ríos, un niño de ocho años; en La Cantuta asesinó a nueve estudiantes y un profesor; y en Pativilca, el 29 de enero de 1992, seis agricultores fueron torturados con un soplete, quemados y después les dispararon hasta matarlos. El grupo dijo que las víctimas eran miembros de «Sendero Luminoso».