El TUE dictamina que Reino Unido puede frenar el Brexit - VÍDEO: EP

La Justicia Europea dictamina que el Reino Unido puede frenar el Brexit de manera unilateral

El fallo llega la víspera de que la Cámara de los Comunes vote la aprobación del Tratado de Retirada

Corresponsal en Londres Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La sentencia es clara: Reino Unido puede frenar el Brexit unilateralmente cuando quiera hasta el próximo 29 de marzo. Así lo ha afirmado esta mañana el Tribunal de Justicia de Luxemburgo en una sentencia de urgencia que ha dado un balón de oxigeno a Theresa May a apenas 24 horas de la votación en el Parlamento británico sobre el acuerdo del Brexit, que parece totalmente perdida por la primera ministra británica.

Ahora la «premier» podrá agarrarse, ante la ola de críticos euroescépticos de su propio partido, a la excusa de que si ella cae, el próximo que la suceda puede dar marcha atrás al proceso. «Cuando un Estado miembro ha notificado al Consejo Europeo su intención de retirarse de la Unión Europea, como lo ha hecho el Reino Unido, ese Estado miembro puede revocar unilateralmente esa notificación» apunta una sentencia que también señala hasta cuando se puede llevar a cabo «durante el periodo de dos años a partir de la fecha de notificación de su intención de retirarse de la UE, incluyendo cualquier posible prórroga».

Eso si, si ambas partes llegan a un acuerdo y este es aceptado, ya no habría posibilidad de volver atrás y Reino Unido no podría revocarlo unilateralmente.

El Tribunal respalda, con esta decisión, la opinión del español Manuel Campos Sánchez Bordona, abogado general de la corte, que respaldaba la semana pasada la tesis de que un Estado miembro tiene derecho a cambiar de opinión a pesar de haber notificado su «intención» de abandonar la UE y poderse así revertir así el proceso de desconexión.

La Justicia europea da así la razón a un grupo de diputados escoceses, británicos y europeos que llevaron el caso ante el Tribunal de Escocia. Este, a su vez remitió la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE que ha examinado en apenas dos meses el caso para asegurar una conclusión antes de que se consume el Brexit previsto para el 29 de marzo de 2019.

Lo contrario pensaban tanto la Comisión Europea como el Consejo Europeo, que defendían la postura de que, una vez comenzado el proceso, este era imparable tras haberse activado el artículo 50 del Tratado de Lisboa con la carta enviada por Theresa May al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk. Una forma, la de la misiva oficial, que podría, por cierto, según el Tribunal Europeo ser la que revocase el proceso si la primera ministra británica así se lo pide al propio Tusk. «La revocación debe decidirse siguiendo un proceso democrático de acuerdo con los requisitos constitucionales nacionales. Esta decisión inequívoca e incondicional debe comunicarse por escrito al Consejo Europeo» dice la sentencia.

Eso sí, poco ha importado esta sentencia en el Gobierno británico. Reino Unido saldrá de la Unión Europea y no tiene intención de revocar unilateralmente el proceso como ha dictado hoy este tribunal. Así lo ha asegurado el ministro de medio ambiente Michael Gove «la sentencia no altera ni el voto del referéndum ni la intención clara del gobierno de salir de la UE el 29 de marzo y la mejor forma para hacerlo es apoyar este acuerdo mañana en el Parlamento» señalaba en una entrevista en Radio BBC4. Además, el ministro ha confirmado que la votación tendrá lugar mañana a pesar de los rumores que aseguraban que May podría retrasarla ante la más que probable derrota que sufrirá mañana.