Imagen facilitada por Julio Borges del pasaporte de la persona identificada como el enviado de Cuba para reforzar la persecución a los opositores venezolanos y la protección de Nicolás Maduro
Imagen facilitada por Julio Borges del pasaporte de la persona identificada como el enviado de Cuba para reforzar la persecución a los opositores venezolanos y la protección de Nicolás Maduro - ABC

Julio Borges llama a «liberar» a Venezuela de la «invasión cubana»

El representante de Guaidó ante el Grupo de Lima identifica a un funcionario de Cuba enviado para liderar la represión y reforzar la seguridad personal de Maduro

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un cubano, supuestamente llamado Asdrúval de la Vega Orellana, ha llegado a Venezuela para reforzar el dispositivo de protección de Nicolás Maduro y la represión contra los militares y civiles contrarios al régimen ilegítimo que sigue atrincherado en el poder. Así lo ha revelado el representante de Juan Guaidó ante el Grupo de Lima, Julio Borges, que, en declaraciones a ABC, alerta de que su país está «invadida» por Cuba y llama a la comunidad internacional a «liberarlo».

Borges publicó este miércoles en Twitter la imagen del pasaporte de un tal Asdrúval de la Vega Orellana, nacido el 22 de septiembre de 1964 y de nacionalidad cubana, si bien aclaró que puede haber empleado una identidad falsa. Denunció que se trata de un funcionario cubano que se ha convertido en «el nuevo jefe de la infiltración y la persecución en Venezuela». Según afirmó, ha sido «enviado por la dictadura castrista para torturar y encarcelar» a miembros de la Fuerza Armada Nacional venezolana (FAN) y de las fuerzas democráticas que se enfrentan a Maduro.

Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, coordinador del partido Primero Justicia y actualmente exiliado en Bogotá, aseguró a este periódico que su función es «reforzar la represión» contra militares y civiles contrarios a Maduro, pero también «coordinar la seguridad personal de Maduro».

En la actualidad, explicó, el presidente ilegítimo cuenta con un anillo de seguridad formado por cubanos en el que se rotan 28 efectivos. Incluso, sostiene que la «sala situacional» del Palacio de Miraflores –sede presidencial de Venezuela–, en la cual se analizan y toman las decisiones, está dominada por enviados de la isla.

Interrogatorios y torturas

El representante ante el Grupo de Lima del presidente interino de Venezuela señaló que la información procede de oficiales venezolanos que están «en contra de lo que pasa en Venezuela» y que advierten de que «se encuentran secuestrados por el aparato de represión cubana». Así mismo, indicó que familiares de los más de 200 militares encarcelados por el régimen informan de que la persecución, los interrogatorios y las torturars a las que los somenten corren a cargo de cubanos.

«Venezuela es un país intervenido por Cuba», recalcó Borges. En este sentido, aseguró que la comunidad internacional no solo debe poner el foco en Nicolás Maduro, sino situar también a Cuba en el centro de las «presiones» y las «narrativas» para acabar con la crisis en Venezuela. Sería, en definitiva, lograr «el fin de la Guerra Fría en América Latina treinta años después de la caída del muro de Berlín», apuntó.

Julio Borges
Julio Borges - Efe

De acuerdo con Borges, «el dueño del circo» es Raúl Castro, el expresidente de Cuba que todavía hoy, a sus 87 años, sigue siendo la persona que lleva las riendas del poder en la isla. Para el representante de Guaidó, los dirigentes cubanos «crean un conflicto alejado de ellos para no tener la presión», pero por ese motivo considera que «la presión hay que ponerla tanto en Cuba como en Maduro». Es, a su juicio, el vínculo con el gobierno cubano «el último eslabón que falta» por romper para el desmoronamiento de la tiranía chavista.

«Antes todo el mundo decía que en Venezuela no pasaba nada, luego que había un problema democrático y ahora se acepta que hay una dictadura;hay que aceptar ahora también que es un estado fallido». «No tengo prurito en decir que todas las opciones están abiertas, no para invadir Venezuela, sino para liberar a Venezuela, que ya está invadida por los cubanos».

Las últimas amenazas de Maduro

El propio Borges recordó que la represión a los participantes en las protestas contra el gobierno de Maduro en 2017 estuvo en manos de otro cubano, Juan Carlos Camargo. Se registraron entonces 121 muertos, según las cifras reconocidas por el Ministerio Público, si bien recuentos no oficiales las elevan a alrededor de 150.

Algunos de los últimos mensajes de Maduro y su entorno hacen temer la puesta en marcha de una nueva ola de represión. El pasado lunes hizo un llamamiento a la «resistencia activa» por parte de los conocidos como «colectivos», grupos paramilitares armados vinculados con el chavismo. Además, el fiscal general de Maduro, Tarek William Saab, ha anunciado la apertura de una investigación contra Juan Guaidó por los apagones masivos sufridos en la última semana en Venezuela. El Ministerio Público le acusa de estar implicado en un sabotaje al sistema eléctrico, algo que niegan Guaidó y sus partidarios.