Carmen de Carlos - EN FOCO

Julian Assange

Ecuador desearía poner en la calle a un enemigo al que se siente obligado a seguir dando cobijo

Carmen de Carlos
Actualizado:

El Ecuador de Rafael Correa dejó, en la Embajada de Londres, un regaló envenenado para Lenin Moreno. Julian Assange, el héroe convertido por sí mismo en villano, estaría detrás de la divulgación de la colección de fotos privadas y conversaciones personales del actual presidente de Ecuador. Los contenidos, jaqueados de los dispositivos móviles de Moreno, se difundieron en la página de WikiLeaks donde, únicamente, permanecen al pie del cañón de la venganza, los fieles al hombre con orden de busca y captura internacional por, supuestamente, aprovecharse de dos mujeres.

Assange, ese tipo raro que puso en jaque el concepto de periodismo y dejó al descubierto a diplomáticos y espías cuya vida, en algunos casos, dependía en buena medida del anonimato, se aprovecha, con malas artes, de la generosidad y los temores de Ecuador, para seguir cultivando su imagen de «enfant terrible».

Seis años en jaula de oro pero jaula al fin, deben sacar lo mejor o lo peor de una persona y en el caso del prófugo australiano parece haber elegido lo último. Su falta de orden, higiene y afición por hacer «graffitis», a mano con desechos orgánicos propios, superaron la paciencia –y los derechos humanos– del servicio de limpieza de la Embajada de Londres. El Gobierno de Ecuador nunca imaginó semejante escenario y le impuso un protocolo de conducta. Ahora, Assange está obligado a limpiarse a conciencia el trasero y dejar las paredes limpias. También, en su condición de pseudo asilado, a guardar silencio y no intervenir en asuntos de otros países como vino haciendo, entre otros, con España para favorecer al separatismo.

Ecuador desearía poner en la calle a un enemigo al que se siente obligado a seguir dando cobijo. Lenin Moreno se ilusionó con la idea de que el fundador de WikiLeaks y titular del mismo partido político, se animara a dar la cara en la justicia. El sucesor de Correa no encuentra la puerta de salida para el laberinto de Assange. La tentación del «desahucio» existe pero le aterra la idea de que, tras la automática detención por Scotland Yard, su inquilino, de un modo u otro, acabara extraditado en Estados Unidos y terminase en la silla eléctrica. Cargar con el muerto de Assange en vida es una cosa pero con su cadáver es otra aunque, los «entregadores» fueran los ingleses.

Carmen de CarlosCarmen de CarlosCorresponsalCarmen de Carlos