Hebe de Bonafini, durante una rueda de prensa en 2004
Hebe de Bonafini, durante una rueda de prensa en 2004 - F. O. Villafranca

La Justicia argentina ordena la detención de Hebe de Bonafini

La presidenta de Madres de la Plaza de Mayo se rodea de fieles para evitar el arresto

CORRESPONSAL EN BUENOS AIRESActualizado:

Rodeada de un cinturón humano, Hebe Pastor de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, se atrincheró en la histórica plaza, frente a la Casa Rosada, para evitar su detención. El juez federal, Marcelo Martínez de Giorgi, ordenó su captura y arresto después de que la titular de la agrupación le desafiara públicamente y se negara a comparecer en su juzgado. El magistrado la había citado en dos ocasiones en el marco de la causa que investiga una monumental estafa al Estado de «Sueños compartidos», la iniciativa de Bonafini y del parricida Sergio Shoklender, destinado a la construcción de viviendas de protección oficial.

Las instrucciones iniciales del juez especifican que la captura y detención de Bonafini debe realizarse en la sede de la asociación pero no menciona que ésta se pueda concretar en la vía pública o en su domicilio particular. Tras conocerse la noticia, figuras emblemáticas del kircherismo se concentraron en la Plaza de Mayo donde, como es habitual, los jueves se reúnen las madres de desaparecidos de la última dictadura militar argentina (1976-83).

La Policía Federal intentó previamente registrar y arrestar a Bonafini cuando se encontraba en la sede de la asociación pero ésta logró alcanzar la camioneta en la que se traslada habitualmente y dirigirse a la Plaza de Mayo donde decenas de seguidores formaron corrillo a su alrededor. Entre las consignas que coreaban las más repetidas eran: «Macri basura vos sos la dictadura» y «Alerta, alerta, que están vivos todos los ideales de los desaparecidos».

Bonafini, micrófono en mano, celebró: «La justicia me quiso detener y me escapé por la vereda».