Jóvenes griegos quieren que se retire la valla de Evros, en la frontera con Turquía

Consideran que es un «símbolo de exclusión» y «causa del ahogamiento de refugiados e inmigrantes en el Egeo»

Corresponsal en Atenas Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Desde hace meses un grupo de jóvenes griegos, comenzando por los que ahora forman la base del partido de los «rebeldes» radicales, Unión Popular, están haciendo campaña para que Grecia retire la valla alambrada de 12.5 kilómetros y 4 metros de altura situada en la frontera con Turquía y cerca del río Evros, erigida en el 2012 a pesar de la oposición europea y fue financiada por el estado heleno. Han formado el «Comité de Coordinación contra la Valla de Evros», desde la ciudad de Tesalónica y están muy activos en las redes sociales, exigiendo la retirada de la valla en la frontera al ser un «símbolo de exclusión» y «causa del ahogamiento de refugiados e inmigrantes en el Egeo».

La valla se encuentra en una zona que ha sido tradicionalmente uno de los pasos fronterizos preferidos para actividades ilegales en las últimas décadas (desde paso de inmigrantes hasta de drogas provenientes de Afganistán y otras partes de Asia con dirección a parte de Europa y los Balcanes). Desde la instalación de la valla, la zona está fuertemente vigilada y para acercarse a ella se necesita un permiso militar y escolta policial. Los policías que patrullan tienen también cámaras termales que detectan el movimiento de personas de día o de noche. Cuando se construyó, nueve de cada diez inmigrantes ilegales entrando en Europa lo hacían por este punto, provenientes de países africanos y asiáticos (desde marroquíes, egipcios y sudaneses hasta sirios, afganos e irakis).

El que esta valla exista y otras razones puntuales hicieron que los traficantes eligieran las islas griegas más cercanas a la costa turca para hacer llegar «a Europa0» a los millares de personas que se encuentran en Turquía esperando viajar al viejo continente.

Se salvarían vidas a diario

El argumento de la iniciativa para que se retire la valla los jóvenes es que si no existiera esta valla se evitarían los terribles naufragios que están costando vidas a diario en Grecia. «No podemos mantenernos en silencio y sin hacer nada ante el crimen que se comete a diario», afirman en sus comunicaciones el Comité de Coordinación contra la Valla de Evros, muy activo en los medios sociales. Y quinientos de sus manifestantes viajaron este sábado a la zona, atravesando el pueblo de Kastaniés y se dirigieron hacia la valla para protestar e intentar derrumbarla. Las fuerzas policiales que se encontraban en el lugar los disuadieron con gases lacrimógenos, los manifestantes contestaron a pedradas y el episodio terminó, aunque continúan los llamamientos de este comité para seguir protestando activamente.

En este momento mas de cinco mil personas al día intentan llegar a las costas griega. Muchas lo consiguen pero los guardacostas helenos y voluntarios griegos y extranjeros no dan abasto rescatando personas y desgraciadamente recogiendo también cuerpos de personas ahogadas, la mayoría mujeres y niños. De hecho entre los voluntarios más activos se encuentran ahora los socorristas de la ONG Proactiva Open Arms de Badalona que desde septiembre patrullan y rescatan a diario refugiados e inmigrantes a punto de ahogarse al hundirse sus barcas o lanchas a poca distancia de la costa de la isla de Lesvos, dando prioridad a los niños.

Respuesta oficial

El Ministro Alterno de Política Migratoria, Yanis Muzalas (un médico ginecólogo que colaboraba estrechamente con la organización Médicos del Mundo y conoce a fondo los problemas migratorios) ha comentado que «existen temas técnicos que en este momento hacen que no resulte apropiada la idea de abrir Evros». Para Muzalas el problema fundamental y cada vez mas cercano es que existe el peligro real de que los inmigrantes se queden «atrapados» en Grecia sin poder viajar a otros países

Por su parte el Ministro Alterno encargado de temas de Protección del Ciudadano Tosca afirma que esta valla es la frontera entre Grecia y Turquía en Evro y no puede compararse «con las vallas inhumanas de Europa Central», insistiendo en que no es esta valla lo que envía a los refugiados a las islas.

El gobierno de Tsipras, que antes de las elecciones de enero era partidario de cerrar los centros de detención de inmigrantes ilegales en el pais y había llegado a afirmar, mientras estaba en la oposición, que «daría papeles» (es decir documentos) a inmigrantes y refugiados para que siguieran su viaje por Europa ha tenido que cambiar de postura desde hace meses. Pero muchos de quienes votaron a Syriza en enero ahora exigen otra política migratoria, mas acorde a las declaraciones preelectorales de los radicales.