Jordania ejecuta a quince convictos por cargos de terrorismo

Los cargos de los acusados estaban relacionados con varios atentados y asesinatos cometidos durante la pasada década en suelo iraquí y jordano

MADRIDActualizado:

El Gobierno de Jordania ha anunciado este sábado la ejecución de quince convictos por cargos de terrorismo relacionados con varios atentados y asesinatos cometidos en su mayor parte durante la pasada década en suelo iraquí y jordano.

Los convictos pertenecían a la llamada «célula terrorista de Irbid» y se les consideraba responsables de un atentado contra las oficinas del Departamento de Inteligencia en el campo de refugiados de Baqaa, del ataque a personal de seguridad cerca de la ciudad de Sama, del asesinato del columnista Nahed Hattas, de un ataque contra turistas extranjeros en el anfiteatro romano de la ciudad de Amán y de un atentado contra la Embajada de Jordania en Bagdad (Irak), entre otros.

Las ejecuciones fueron llevadas a cabo en la penitenciaría de Swaqa, en el centro del país, al amanecer, según ha informado el ministro de Estado para Medios de Comuniación y portavoz del Gobierno, Mohammed Momani, a la agencia oficial de noticias jordana, Petra.

Ejecuciones masivas

La última ejecución masiva que se produjo en Jordania tuvo lugar en diciembre de 2014. En aquella ocasión fueron 11 los convictos condenados a muerte por crímenes sin vínculos con la política o el terrorismo, que fueron ahorcados.

Tres meses después, fueron ejecutados otros dos yihadistas iraquíes, un hombre y una mujer, que llevaban varios años en el corredor de la muerte.

La de 2014 fueron las primeras condenas a muerte ejecutadas por Jordania desde 2006. Ahorcamientos llevados a cabo como represalia por la ejecución, por parte del Daesh, de un piloto jordano, que fue quemado vivo tras ser capturado en Siria.

Jordania es miembro de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que bombardea al grupo yihadista Daesh en Siria e Irak. El reino hachemita sufrió cuatro ataques sangrientos en 2016. Miles de jordanos son sospechosos de ser partidarios del EI y de Al Qaida.