Imagen de archivo
Imagen de archivo

Un jardinero alemán «planta» explosivos «para sus enemigos» antes de morir

Un hombre ha fallecido y una mujer y su hija han resultado heridas por la explosión de bombas ocultas

Actualizado:

La policía alemana investiga el entorno personal y laboral de Bernhard Graumann, un jardinero alemán de 59 años que falleció hace unos días en Mehlingen, quien podría haber colocado trampas explosivas destinadas a «sus enemigos» en los días anteriores a su propia muerte.

Las autoridades están advirtiendo a las personas que puedan haber tenido malas relaciones con Graumann de «que sean extremadamente cautelosas».

El pasado viernes, un médico de 64 años fallecía por un explosivo colocado en la puerta de su consulta, mientras que una madre de 37 años y su hija de cuatro años resultaban heridas por una bomba casera colocada en un tronco de leña.

La policía, que ha relacionado ambas explosiones con Graumann, no descarta que «hiciera otros preparativos que pudieran poner en peligro a más gente». Hasta 60 personas habrían contactado con las autoridades, señalando que eran exasociados de Graumann, por temor a ser los siguientes.

Respecto a la muerte del jardinero, la policía baraja la hipótesis del suicidio, aunque están a la espera de conocer el informe de la autopsia en los próximos días.