Japoneses caminan bajo un monitor a gran escala que muestra el vuelo de un misil balístico norcoreano
Japoneses caminan bajo un monitor a gran escala que muestra el vuelo de un misil balístico norcoreano - EFE

Japón instala un sistema antimisiles por la amenaza de Corea del Norte

Se trata de un nuevo sistema interceptor de misiles PAC-3 en la isla septentrional de Hokkaido, en respuesta a los dos últimos proyectiles lanzados por Corea del Norte

Actualizado:

Japón va a instalar un nuevo sistema interceptor de misiles PAC-3 en la isla septentrional de Hokkaido, en respuesta a los dos últimos proyectiles lanzados por Corea del Norte que sobrevolaron el norte del país, ha confirmado a Efe el Ministerio nipón de Defensa.

La instalación del sistema anti-misiles Patriot Advanced Capability 3 (PAC-3) en una base militar de la ciudad de Hakodate llega cuatro días después de que el régimen de Kim Jong-un realizara su último lanzamiento de un proyectil de medio alcance que cayó en el océano Pacífico tras sobrevolar esa zona de Japón.

Pyongyang, que ha amenazado recientemente a Tokio con «hundir su territorio» con una bomba nuclear por su apoyo a las sanciones promovidas por EE.UU., también sobrevoló el norte de Japón con otro misil el pasado 29 de agosto. En este sentido, el portavoz de Defensa ha afirmado que «están vigilando los movimientos de Corea del Norte» ante un posible nuevo lanzamiento.

Tokio, que no confirma el número de lanzaderas instaladas en el país por cuestiones de seguridad, ya desplegó a mediados de agosto su sistema anti-misiles en varias prefecturas del oeste de Japón después de que Pyongyang amenazara con lanzar cuatro misiles hacia la isla estadounidense de Guam, que sobrevolarían estas zonas. El operativo anti-misiles de Japón emplea destructores Aegis de la Marina para derribar misiles aerotransportados y el PAC-3 para contrarrestar los proyectiles que evaden estos interceptores.

El régimen norcoreano realizó su último lanzamiento de un misil balístico el pasado viernes desatando la alarma en Japón y las críticas de la comunidad internacional por sus persistentes ensayos de armas. El test tuvo lugar menos de dos semanas después de que Pyongyang ejecutase el 3 de septiembre su sexta y más potente prueba nuclear, que le valió una nueva batería de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que incluyen limitaciones sobre sus importaciones de crudo y derivados, y prohíben sus exportaciones de textiles.