Israel retira sus tropas de Gaza tras una ofensiva de seis días

El Ejército de Israel ha dejado un rastro de muerte y destrucción al retirarse de madrugada del norte de Gaza, tras cuarenta y ocho horas de la incursión más sangrienta desde que Hamás tomó el poder

AGENCIAS|
Actualizado:

El Ejército de Israel ha dejado un rastro de muerte y destrucción al retirarse de madrugada del norte de Gaza, tras cuarenta y ocho horas de la incursión más sangrienta desde que Hamás tomó el poder en la franja en junio.

La retirada de los tanques y blindados israelíes de la franja de Gaza después de seis días de cruentos ataques deja tras de sí un panorama desolador: edificios derruidos, boquetes en las paredes, coches, puertas y ventanas rotas, escombros, y un rosario de cortejos fúnebres.

En total, 120 palestinos han muerto (cerca de la mitad civiles) y 350 han resultado heridos en los constantes ataques aéreos y terrestres lanzados por Israel desde el miércoles contra viviendas y edificios del movimiento islamista Hamás, según el responsable del servicio de emergencias en Gaza, Moawiya Hasanein.

Olmert y Abbás abogan por la paz

Tras la retirada, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha reafirmado la determinación de su gobierno de seguir negociando la paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a pesar de los enfrentamientos armados en Gaza ya que "si no continuamos con el proceso de paz tendremos que afrontar una situación en la que Judea y Samaria (nombres bíblicos para Cisjordania) se conviertan en una nueva Gaza"

Olmert ha explicado que su gobierno actuará con dos manos, una tendida a la paz y otra a "golpear a Hamás". Esto último ha sido aplaudido por la oposición que exige una ofensiva de mayor envergadura incluso si incluye la reocupación de toda la franja y a pesar de las advertencias del alto número de víctimas que puede acarrear entre los civiles palestinos y militares israelíes.

El presidente palestino, Mahmud Abbás, por su parte, se ha declarado dispuesto a decretar un alto el fuego amplio con Israel "para evitar más sufrimiento y más víctimas entre el pueblo palestino". Asimismo, reclama a Israel que "adopte esta iniciativa" y asegura que trabajará para reabrir los puntos de paso de la Franja de Gaza y para intentar "evitar masacres en Cisjordania así como para mantener estable y segura la zona".

Hamás se ve vencedor

Pese al desequilibrio de fuerzas y bajas, Hamás se ve como ganador de la batalla, en la que decenas de milicianos hicieron frente a los soldados israelíes. "Gaza será siempre la tumba de las fuerzas de la ocupación", ha indicado uno de sus dirigentes, Sami abu Zuhri.

El movimiento islamista ha convocado para hoy manifestaciones populares en Gaza para "celebrar la derrota del Ejército de ocupación israelí", mientras que su rival Al Fatah ha protestado en la ciudad de Gaza contra la ofensiva.

Los activistas palestinos celebraron el repliegue militar israelí con el lanzamiento de un cohete Grad -con un alcance de 18 a 20 kilómetros, a diferencia de los Al Kasam que tienen hasta 12- contra la ciudad de Ashkelón.