Israel pidió «luz verde» a EE.UU. para atacar Irán, pero Bush paró los planes
EFE Manifestantes iraníes quemaron ayer banderas israelíes y de EE.UU. en Teherán, en una protesta en favor del pueblo palestino

Israel pidió «luz verde» a EE.UU. para atacar Irán, pero Bush paró los planes

EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL | LONDRES
Actualizado:

Israel pensó seriamente la pasada primavera bombardear Irán con el fin de destruir sus instalaciones nucleares, pero Washington se opuso a los planes por miedo a las represalias que Teherán podría tomarse en Irak, Afganistán e incluso EE.UU.

Según fuentes diplomáticas europeas consultadas por el diario británico «The Guardian», el jefe de Gobierno israelí, Ehud Olmert, buscó obtener la luz verde del presidente estadounidense, George Bush, en el encuentro que ambos mantuvieron a solas en Israel el pasado 14 de mayo. Bush creyó que el ataque sería contraproducente y dejó claro que no defendería ninguna agresión militar a Irán en lo que le queda de mandato. La conversación, de la que no se dejó constancia escrita, fue trasladada luego a algunos mandatarios europeos.

Posibles represalias

La negativa de Washington, de acuerdo con lo publicado por el citado diario inglés, se apoyó básicamente en dos consideraciones. Una era la preocupación norteamericana de que Irán podría tomar represalias llevando a cabo una ola de ataques a tropas estadounidenses tanto en Irán como en Afganistán, además de poder instigar a Hizbulá, la milicia shií del Líbano, para que atentara en EE.UU.

El otro temor de Bush era que Israel no sería capaz de inutilizar en una sola incursión aérea las instalaciones nucleares iraníes, como la de enriquecimiento de uranio de Natanz, que Occidente sospecha que se están utilizando para producir armamento nuclear. Su destrucción habría requerido organizar una serie de bombardeos.

Incluso aunque Israel lanzara un ataque sin haber consultado antes con EE.UU., los aviones que partieran hacia Irán para cumplir su misión serían detectados por Washington antes de que alcanzaran sus objetivos, lo que daría tiempo a EE.UU. a solicitar la suspensión de la operación.