Israel pide a Rusia que no suministre a Irán «armamentos peligrosos»

RAFAEL M. MAÑUECO, CORRESPONSAL. | MOSCÚ
Actualizado:

Los insistentes rumores sobre la inminente firma de un acuerdo entre Moscú y Teherán, para la venta de misiles antiaéreos S-300 al Ejército iraní, ha motivado que el Ministerio de Defensa de Israel envíe un emisario a Moscú para tratar de convencer a las autoridades rusas de que renuncien a la idea.

“El suministro de armamento peligroso a nuestros enemigos no contribuye a la paz, sino al contrario, podría ayudar a Irán a borrar a Israel de la faz de la tierra”, declaró ayer en la capital rusa Amos Gilad, responsable del departamento de Política y Seguridad del Ministerio de Defensa hebreo. Según sus palabras, “se espera de nosotros que respetemos los intereses de Rusia y, por nuestra parte, aspiramos también a que Rusia respete los nuestros”.

La última versión de los sistemas antiaéreos rusos S-300, conocidos en Occidente como SA-20, van montados sobre camiones, tienen un rango de ataque de hasta 150 kilómetros, alcanzan prácticamente cualquier altitud y son muy precisos. El año pasado, Moscú ya dotó al país centroasiático de 29 plataformas de cohetes Tor M-1, diseñados para ser utilizados también contra objetivos volantes. Aquella venta fue calificada por Tel Aviv de “puñalada en la espalda”.

Tanto los Tor M-1 como los S-300 capacitan a las Fuerzas Armadas iraníes para hacer frente un ataque aéreo masivo como los que sirvieron de preludio a las intervenciones que EEUU llevó a cabo en Irak y Afganistán. Ante la negativa de Teherán a poner fin al enriquecimiento de uranio, Israel ha amenazado varias veces con la posibilidad de emplear su aviación para destruir las instalaciones nucleares que los ayatolás tienen en Teherán, Isfahán y Busher.

Gilad insistió en que Irán intenta hacerse con la bomba atómica. Ingenieros rusos, precisamente, han dirigido la construcción de la primera central nuclear iraní en Busher, a orillas del Golfo Pérsico, cuya entrada en servicio está prevista para el año entrante. Por otro lado, el funcionario israelí negó que se haya pactado con el Kremlin, no vender armas a Irán, si Israel hace lo mismo en relación con Georgia.

Gilad, no obstante, afirmó que “si Rusia tiene en cuenta nuestros intereses, seremos recíprocos”. Israel dejó de aprovisionar a Georgia de armamentos tras la guerra relámpago con Rusia del pasado mes de agosto. Suministraba, entre otras cosas, aviones espías no tripulados. Esos aparatos son los que, al parecer, desea adquirir ahora Rusia. Gilad, sin embargo, no quiso hablar ayer del asunto.

Además de vender misiles, Rusia coopera con Irán en la modernización de aviones y helicópteros de combate de fabricación soviética, los cazas Mig-20 y Sujói-24 y los helicópteros Mi-8. La Fuerza Aérea de Irán cuenta con casi un centenar de aparatos rusos.