Una joven con la bandera iraní
Una joven con la bandera iraní - EFE

Irán permitirá a las mujeres acudir a los estadios de fútbol

La inmolación de una joven iraní tras intentar presenciar un partido, reavivó el debate en la República Islámica

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La muerte de la joven iraní, Sahar Jodayarí conmocionó a Irán y a todo el mundo del futbol.

Sahar, de 30 años, era una fiel seguidora del fútbol. Conocida con el nombre de «la Chica Azul», por la camiseta del equipo Esteghlal, del que era fan incondicional, que llevaba el día que la detuvieron, Jodayarí decidió inmolarse al conocer que podría ser condenada a s eis meses de prisión por intentar entrar a un estadio de fútbol, algo prohibido en el régimen islamísta de Irán. La joven decidió prenderse fuego en frente del juzgado, causándose quemaduras en el 90 % del cuerpo.

Una ola de críticas inundaron las redes sociales, en las que numerosos internautas pidieron a la FIFA que presionara al Gobierno de Teherán para que permitiera a las mujeres acudir a los estadios o que incluso eliminara a Irán de las competiciones internacionales. Dentro de los estatutos de la federación internacional de fútbol, la discriminación está prohibida.

Intervención de la FIFA

Según la agencia oficial de noticias IRNA, una delegación de la FIFA visitó el viernes la capital iraní para discutir la posibilidad de permitir que las mujeres puedan acudir a los estadios y animar, como unos espectadores más en los partidos de fútbol. «La delegación de la FIFA visitó por primera vez el ministerio de deportes y habló con los funcionarios y la federación de fútbol sobre la presencia de mujeres en el estadio Azadi», publicó IRNA.

Por su parte, el ministro de Deportes y Juventud de Irán, Masud Soltanifar, informó del fin de veto de las mujeres en los estadios de fútbol. «La presencia de mujeres en los estadios requiere acondicionar una serie de infraestructuras, incluidas las entradas, pases, alojamiento y servicios especiales para su acomodación que se están implementando en todos los estadios más importantes del país», según ordenó Soltanifar, en cooperación con las instituciones gubernamentales.

Además, señaló que el derecho a acudir a los estadios es una demanda legítima que no se puede ignorar. «La presencia de las mujeres es un derecho reconocido en el mundo del fútbol, y constituyendo la mitad de la sociedad, no debe impedirse ese derecho».

De esta forma, está previsto que las mujeres asistan al estadio Azadi de Teherán el próximo 10 de octubre para disfrutar del partido que Irán disputará frente a la selección de Camboya para la clasificación de la Copa del Mundo de 2022.

Desde enero de 2018 la República Islámica de Irán era el único país que no permitía la entrada de féminas a los estadios de fútbol, a pesar de que en otras competiciones sí que habían contado con presencia femeninia en las gradas. La República islámica ha excluido a las espectadoras del fútbol y otros estadios desde 1981, a pesar de que el presidente iraní, Hasán Rohani se mostrara partidario de levantar el veto los clérigos argumentaban que deben protegerse de la atmósfera masculina y de la vista de los hombres semidesnudos.

Antes del 2018, Arabia Saudí tampoco permitía la entrada de mujeres en las gradas de un estadio de fútbol, pero las políticas de aperturismo del régimen del príncipe heredero, Mohamed bin Salman, han permitido a las mujeres animar en los estadios, viajar sin tutela o conducir.