Jamenei, el líder supremo de Irán, mira por unos binoculares
Jamenei, el líder supremo de Irán, mira por unos binoculares - EFE

Irán mantiene su pulso balístico regional

La república islámica efectúa una media de 40 a 50 ensayos de misiles cada año

Corresponsal en JerusalénActualizado:

Irán confirmó el lanzamiento de un nuevo misil tal y como desde Estados Unidos denunciaron a comienzos de mes. La agencia Fars recogió las palabras del comandante de la fuerza aeroespacial de los Guardianes de la Revolución, Amirali Hajizadeh, quien declaró que «seguimos con las pruebas de misiles y este lanzamiento reciente fue un test importante». El oficial iraní destacó que «la reacción estadounidense muestra que este ensayo era muy importante para ellos y que les hizo llorar». Tras la denuncia de la prueba efectuada por la república islámica el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió a petición de Francia y Reino Unido, pero no se logró la condena unánime al programa balístico iraní.

Hajizadeh, que hace un mes declaró a los medios de su país que las bases de Estados Unidos en Afganistán, Emiratos Árabes Unidos y Catar y los portaviones que tiene desplegados en el Golfo están «en el radio de acción de los misiles iraníes», recordó que la república islámica efectúa una media de 40 a 50 ensayos de misiles cada año.

Golpe al Estado Islámico

El 1 de octubre la brigada aeroespacial de la Guardia Revolucionaria lanzó «seis misiles balísticos de medio alcance», que asestaron un «golpe final a 570 km de distancia», cerca de la localidad de Abukamal, en plena frontera entre Siria e Irak. La operación tuvo como objetivo la «sede de los responsables del crimen terrorista», que costó la vida a 25 personas en Ahvaz, al sur de Irán, una semana antes. Esta fue la respuesta de Irán al atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), pero Arabia Saudí y, sobre todo, Israel, aliados de Donald Trump y enemigos de Teherán, lo interpretaron como una muestra de que ellos también están dentro del radio de acción de los proyectiles iraníes.

En este pulso en Oriente Medio no hay que olvidar que israelíes y saudíes también disponen de un arsenal balístico capaz de golpear a Irán y el Estado judío cuenta incluso con cabezas nucleares fabricadas por medio de un programa que desarrolla al margen de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

El acuerdo nuclear firmado en 2015 por el 5+1, grupo formado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Rusia y Alemania, garantiza que durante una década la república islámica no fabricará armas atómicas porque no podrá enriquecer uranio al nivel necesario para ello, pero el programa balístico quedó fuera de la mesa de negociación. Pese a que Irán cumple con lo pactado, según todos los informes emitidos por la AIEA, Trump ha abandonado el pacto de forma unilateral y vuelto a imponer sanciones con el objetivo de presionar a los iraníes para que hagan nuevas concesiones como la suspensión de su programa balístico bajo la acusación de que esos proyectiles podrían ir algún armados con cabezas nucleares.