Irán prevé una región «más segura» tras la salida de las fuerzas internacionales de Irak y Afganistán
Morteza Saffari Natanzi - IGNACIO GIL

Irán prevé una región «más segura» tras la salida de las fuerzas internacionales de Irak y Afganistán

El embajador de este país en España cree que la retirada «logrará calmar el fuerte sentimiento antiamericano de la población»

MIKEL AYESTARÁN
Actualizado:

Después de una década con la guerra en sus fronteras la república islámica de Irán sigue con atención el repliegue estadounidense de Irak, previsto para el 31 de diciembre, y el de las fuerzas de la OTAN de Afganistán, para 2014, y considera que «el nuevo mapa de la región puede resultar más seguro», según Morteza Saffari Natanzi, embajador iraní en España. Para Natanzi «las fuerzas de seguridad locales tendrán menos problemas que las extranjeras y con la retirada se logrará calmar el fuerte sentimiento antiamericano de gran parte de la población». El diplomático destacó la incapacidad de Occidente de llevar «estabilidad y seguridad» a la zona en la última década y recordó las explosiones en Irak –esta mañana un doble atentado ha acabado con la vida de once personas en Tikrit, al norte de Bagdad- y la ofensiva talibán en suelo afgano unida a las cifras de récord en la producción de opio para defender su tesis.

Junto al terrorismo, el responsable diplomático iraní se refirió a las revueltas en los países árabes como «un despertar islámico» de una serie de naciones «deseosas de quitarse de encima dictaduras apoyadas por Estados Unidos y Europa». Tras más de una hora de encuentro con diferentes medios españoles en su residencia, Natanzi no tuvo que responder a una sola pregunta sobre la crisis nuclear iraní, que hasta hace poco ocupaba el centro informativo sobre su país. «La agenda sobre Irán en los medios la marca Occidente, cuando interesa que algo suene lo sacan a escena, no hay más», aseguró y puso el ejemplo de Sakineh Ashtiani, mujer condenada a morir lapidada por adulterio, de la que «ahora no se dice nada, ella sigue viva y la justicia sigue su curso, pero ya no parece interesar». A este respecto, defendió la postura de su gobierno de rechazar la visita de Ahmed Shaheed, Relator Especial designado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, debido a que «la ONU ya ha demostrado que sirve a los intereses de las potencias que dominan el mundo» y «los derechos humanos no son más que una herramienta más que pretenden usar contra nosotros».

Militarización de la política

Unido a la carrera diplomática desde el inicio de la revolución considera superada la crisis política interna abierta en el país tras las elecciones de 2009 y asegura que «ya no hay manifestaciones en las calles de las ciudades». Ha sido embajador de todos los presidentes islámicos, conservadores y reformistas, y ahora lo es de Mahmoud Ahmadineyad que esta semana ha propuesto al general Rostam Ghasemí como nuevo ministro de Petróleo. «Se trata de un ex militar vinculado a la Guardia Revolucionaria, pero es también ingeniero de caminos y en las últimas décadas ha estado ligado a grandes proyectos de infraestructuras y petróleo», destacó el diplomático que no ve detrás del posible nombramiento, pendiente del visto bueno parlamentario, una progresiva militarización del sistema.