Interior rechaza las acusaciones en el caso del médico cubano hospitalizado

La Unión Liberal Cubana destaca la permanente presencia de miembros del régimen en el centro madrileño donde está ingresado y la presión contra su esposa

C. MUÑOZ/
Actualizado:

MADRID. Exiliados cubanos en España han acusado de «negligencia» a la Subdirección General de Asilo, dependiente del Ministerio de Interior, por no responder según ellos a la solicitud de asilo que el cirujano cardiovascular cubano Milvio Ramírez López, ingresado en el Hospital Rúber Internacional de Madrid, les hizo llegar el pasado 29 de marzo a través de una persona de su confianza y un abogado español. Fuentes oficiales manifestaron en este sentido que «por ley, las autoridades españolas no se pronuncian públicamente sobre las peticiones de asilo». Este caso, según las fuentes gubernamentales consultadas, «está recibiendo el trato que establece la normativa vigente».

El vicepresidente de la Unión Liberal Cubana, Antonio Guedes, explicó a ABC que el médico cubano trabajaba como cooperante en Argelia, pero allí se indispuso con el régimen de Fidel Castro y «llegó a temer por su vida». Para llamar la atención, según su relato, «se lanzó por la ventana y se fracturó la cadera derecha y el calcaneo izquierdo». Ramírez fue ingresado en el centro hospitalario madrileño en una escala hacia La Habana debido a la gravedad de su estado. Fuentes médicas confirmaron su estancia en el Hospital Rúber Internacional.

Vigilancia en el hospital

El vicepresidente de la Unión Liberal Cubana, que pertenece a la Internacional Liberal, denunció la «negligencia» de las autoridades españolas porque «no acuden al hospital, ni se ponen en contacto con el centro», así como por «no haber solicitado al régimen cubano que se mantenga alejado del mismo mientras no se resuelva» la solicitud de asilo. Fuentes oficiales indicaron por su parte que en el caso de Milvio Ramírez «se han tomado todas las medidas para garantizar que su situación personal sea la mejor».

La Asociación Española Cuba en Transición (AECT) rechazó la entrada de dos miembros de la Embajada de Cuba en Madrid en la UCI donde Ramírez se recuperaba de una «operación de urgencia» el día 1. El cirujano nacido en Cienfuegos en 1938 fue acusado, según la AECT, de «ser agente de la CIA, atentar contra los intereses del estado y difamar la figura de Fidel Castro».

Guedes destacó por su lado la constante presencia de personal de la legación diplomática en el hospital, así como la de un «médico cubano que debe pertenecer a las Fuerzas Armadas o a Interior», que acompaña de modo permanente a la esposa de Milvio Ramírez. Ella llegó el pasado fin de semana a Madrid «bajo la presión de las autoridades cubanas para decir que su esposo estaba alterado cuando solicitó el asilo y así invalidar el proceso», añadió el médico y político exiliado.

Por último, Antonio Guedes reclamó protección policial para Ramírez que le mantenga alejado de las autoridades cubanas, que se notifique oficialmente su situación a los responsables del hospital y la actuación de un médico forense que determine si está capacitado para decidir por sí mismo su futuro.