Ahmed al Zend
Ahmed al Zend - ABC

El «insulto» a Mahoma que le ha costado el puesto al ministro de Justicia egipcio

Ahmed al Zend dijo que encarcelaría a periodistas juzgados por difamación «incluso aunque fueran el profeta (Mahoma)»

El CairoActualizado:

«No quedaré satisfecho hasta que mueran 10.000 miembros de la Hermandad Musulmana por cada miembro de las Fuerzas Armadas caído». El ministro de Justicia egipcio, Ahmed Al Zend, puede sostener declaraciones como ésa sin que se tambalee su puesto, pero un comentario sobre el profeta Mahoma le ha forzado a dimitir este domingo.

Durante una entrevista en televisión, el moderador preguntó a Al Zend sobre un caso en el que varios periodistas egipcios están siendo juzgados por difamación, tras haberle acusado de adquirir unos terrenos estatales por debajo del precio del mercado, a lo que Al Zend respondió afirmativamente, señalando que «[los encarcelaría] incluso aunque fueran el profeta Mahoma». Intentado suavizar esta declaración, añadió rápidamente que, si alguien es hallado culpable en un juicio, se le encarcelaría, «sea cual sea su estatus».

«Incluso los jueces son encarcelados. No quiero discutir el encarcelamiento de un periodista o un profesor, estoy hablando del encarcelamiento de un acusado, no les demos un título», aseveró el entonces titular de Justicia.

La Justicia egipcia ha encarcelado a más de 41.000 personas en los últimos tres años

Sus declaraciones no estaban lejos de la realidad. Desde el golpe de Estado que provocó la caída del islamista Mohamed Mursi y la llegada al poder de los militares encabezados por el entonces mariscal Abdelfatah Al Sisi, la Justicia egipcia ha encarcelado a más de 41.000 personas, entre partidarios de los Hermanos Musulmanes, periodistas y activistas u opositores al régimen.

Ni las anteriores polémicas declaraciones, ni el discurso del odio del ministro, ni las denuncias de organizaciones internacionales (que señalan «la injusticia» en las cortes egipcias, llenas de juicios militares a civiles, encarcelamientos sin cargos durante meses o juicios masivos), lograron una disculpa de Al Zend. Sin embargo, la polémica tras sus declaraciones sobre Mahoma le ha forzado a dimitir de su cargo.

Al Zend intentó disculparse, pero sus palabras de «arrepentimiento» no lograron calmar los ánimos encendidos de muchos egipcios, incluidos varios parlamentarios, que pidieron su expulsión del cargo. Tras una llamada del primer ministro egipcio, Sherif Ismail, al Zend aceptó presentar su dimisión este domingo, tan sólo dos días después de sus comentarios.

Juzgarlo por blasfemia

El «incluso aunque fuera Mahoma» ha sido visto por muchos como un «insulto» a una de las figuras más sagradas del islam, religión mayoritaria en Egipto, donde la blasfemia se castiga con entre uno y cinco años de cárcel.La institución más importante del islam suní, Al Azhar -establecida en Egipto-, publicó el sábado por la noche un comunicado en el que se advertía en contra de los insultos a Mahoma, «aunque sean de manera involuntaria».

El hashtag «No al profeta, juzgad a Al Zend» se ha hecho viral entre los egipcios, que han pedido que se juzgue por «blasfemia» al extitular de Justicia.