De izq. a dcha.: Rafael Mañueco, Mercedes Gallego, Juan P. Quiñonero, Pablo M. Díez y Javier Ansorena
De izq. a dcha.: Rafael Mañueco, Mercedes Gallego, Juan P. Quiñonero, Pablo M. Díez y Javier Ansorena - Óscar del Pozo

Foro de Corresponsales de Vocento«Informar sobre el terreno en cada país es ahora más importante que nunca»

Los periodistas de ABC y Vocento aportan las claves para explicar la realidad mundial

MadridActualizado:

Desde la Guerra de Secesión en Estados Unidos (1861-1865) hasta el enfrentamiento entre la Unión Europea y el Gobierno polaco de este mismo miércoles, pasando por la Guerra de Cuba (1898), la Revolución Rusa (1917) o los atroces atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Los medios que hoy constituyen Vocento, entre ellos ABC, llevan más de siglo y medio relatando la historia del mundo en tiempo real y acercando a sus lectores el relato de cuanto sucede en el globo.

Para ello, sus ojos en los puntos calientes de la información han sido, y son hoy día, sus corresponsales. No se trata de meros fedatarios de lo que acontece, sino de intérpretes de la realidad de cada país que permiten comprender los grandes acontecimientos internacionales.

Juan Pedro Quiñonero: «Hoy es más importante tener un corresponsal en París que en la guerra del 14»

En la mejor tradición del periodismo español, los informadores destinados en las principales plazas informativas siguen desentrañando las claves de un mundo en constante cambio a través de las distintas publicaciones de Vocento. «Hoy, para ABC, es más importante tener un corresponsal en París que en la guerra del 14, porque las economías están interconectadas y para una empresa como Zara, por ejemplo, puede ser más importante lo que pase en Francia que lo que suceda en Madrid o Vigo», afirma Juan Pedro Quiñonero, el veterano cronista de ABC en la capital gala.

Quiñonero ejerció de moderador en el Foro de Corresponsales que acogió este miércoles la Casa de ABC, como colofón a los actos del XV aniversario de Vocento, al que acudieron representantes del mundo de la información y la comunicación en general.

Desde Azorín hasta hoy

El periodismo actual es tributario de «una herencia» que, generación a generación, se va tratando de mejorar, sostiene el corresponsal en París. «Hoy no me atrevería a escribir una crónica como las de Azorín en la Primera Guerra Mundial, que describía cómo oía las bombas desde el hotel y decía que ya iría al día siguiente a ver qué pasaba, porque me llamaría el director o el jefe de la sección y me dirían que dejara de tomar cazalla...». A su juicio, la revolución tecnológica y la competencia obligan en la actualidad a trabajar «muy rápido» y «ser lo más informativo posible».

Junto a Juan Pedro Quiñonero, en el Foro ofrecieron sus puntos de vista y relataron sus experiencias los corresponsales de ABC en Nueva York y Pekín, Javier Ansorena y Pablo M. Díez, respectivamente, y los de Vocento en Moscú y Nueva York, Rafael Mañueco y Mercedes Gallego.

Foro de Corresponsales de Vocento, en la Biblioteca de ABC
Foro de Corresponsales de Vocento, en la Biblioteca de ABC - Óscar del Pozo

Para Ansorena, pese a que la información circula ya de forma instantánea a través de las nuevas tecnologías, es muy importante poder informar desde el terreno «para entender Estados Unidos, más allá de la burbuja en el que viven las élites». Se trata, según expuso en el Foro, de ser un «traductor» de lo que significa el país y explicar en su contexto «por qué pasan las cosas, por qué, por ejemplo, ganó Donald Trump las elecciones y por qué podría volver a ganarlas en 2020».

Javier Ansorena: «Aprendí más viajando a Pensilvania que leyendo "The New York Times" o viendo la CNN»

«Estando ahí entiendo cosas que no entendería desde España», confiesa Ansorena, que se desplazó a Pensilvania para conocer “in situ” las razones de la victoria republicana en un estado que fue clave para Trump, o a Las Vegas para poder conocer los motivos por los que un jubilado acribilló a tiros desde la ventana de un hotel a decenas de personas que asistían a un concierto. «En Pensilvania aprendí más que leyendo “The New York Times”, el “Washington Post” o viendo la CNN», apunta. En este sentido, señaló que «hay estados que se habían pintado de azul demócrata y que finalmente dieron a la victoria a Trump, porque la realidad es mucho más compleja de lo que parece; son azules en lo económico, pero bastante conservadores en cuestiones como aborto, matrimonio gay o tensiones raciales».

A Ansorena, junto con el corresponsal de ABC en Washington, Manuel Erice, le ha tocado vivir la irrupción en la Casa Blanca de un fenómeno como Donald Trump, que como candidato «rompió todas las normas, los estándares conocidos hasta el momento» y que como presidente «ha seguido rompiendo las convenciones», apuntó. En cuanto a su labor periodística en una época marcada por la frenética actividad en Twitter de Trump y la intoxicación a través de «fake news», advierte de la necesidad de extremar la vigilancia y el sentido crítico, puesto que los mensajes que transmiten los medios estadounidenses están «muy contaminados».

Su colega para el resto de periódicos de Vocento, Mercedes Gallego, reconoció que el trabajo de los informadores en Estados Unidos «se ha complicado mucho este año». «Antes era inconcebible que un presidente dijera una mentira», indicó.

Mercedes Gallego: «Nuestra obligación es hacer interesante lo importante, sin caer en sensacionalismo»

A su juicio, la obligación de los profesionales de la información es «hacer interesante lo importante, sin caer en el sensacionalismo». Gallego reivindicó, ante la «sobreinformación» a la que la opinión pública se encuentra expuesta, una «vuelta a los orígenes» y se mostró convencida de que acabará triunfando el «periodismo de calidad».

La periodista de Vocento, con 25 años de experiencia en la Gran Manzana a sus espaldas, abogó por «hablar con la gente en la calle», una idea en la que coincidieron el resto de participantes en el foro. El corresponsal de ABC en Pekín, Pablo M. Díez, destaca la importancia de informar desde el país asiático, que vive un «momento trascendental» como nueva «superpotencia» y después de que el Congreso del Partido Comunista ha permitido a Xi Jinping perpetuarse en el poder más allá de los diez años que tenía como límite.

De Mongolia a Indonesia

Además, este año ha habido en Asia dos focos de gran intensidad informativa: Corea del Norte, donde Kim Jong-un ha redoblado su pulso a Estados Unidos con su programa atómico y de misiles, y la crisis de los refugiados rohingyas, más de 600.000 personas que han huido a Blangadés por los ataques del ejército birmano.Díez ha viajado por este inmenso continente desde Mongolia a Indonesia y desde Japón a la India y ha cubierto grandes noticias como el tsunami de Japón y el accidente de Fukushima, fruto de lo cual ha publicado recientemente el libro «Fukushima Mon Amour».

No obstante, asegura que «es difícil informar desde China». «En cuanto hay un disturbio que el régimen no quiere que trascienda se impide llegar al lugar y entrevistar a los afectados» y «se sellan los lugares donde hay protestas de disidentes o para denunciar abusos». Además, «la información en internet esta censurada, con el bloqueo de webs como Facebook, Twitter o Youtube, o las que ofrezcan información crítica». «A veces, trabajando como periodista te sientes como un delincuente, porque tienes que esconderte de la Policía».

Pablo M. Díez: «En China te sientes como un delincuente, porque hay que esconderse de la Policía»

Por su parte, el corresponsal de ABC y Vocento en Moscú, Rafael Mañueco, asegura que «Rusia es una democracia virtual, donde hay elecciones, la gente va a votar, pero no hay verdadera libertad, ya que los candidatos no estan en igualdad de condiciones en el acceso a los medios y se impone un filtro para eliminar candidatos que amenacen a Putin».

No obstante, y pese a que hay una «presión obvia a la prensa rusa», a los periodistas extranjeros se les permite trabajar, en general, si bien se han dado casos de periodistas a los que los servicios secretos les han cerrado el acceso».A su juicio, el presidente ruso, Vladimir Putin, «trata de fortalecerse en la escena internacional pese al intento de aislamiento por parte del mundo occidental». En ese sentido, indica, «hay una clara política de estado para desestabilizar a Occidente» a través de «todas las formas posibles, incluidos los “hackers”, las “fake news” y las injerencias electorales».

Rafael Mañueco: «En Rusia hay una política de Estado para desestabilizar a Occidente»

«Sois nuestros ojos en el mundo y la voz de Vocento para nuestros lectores», dijo durante el acto Óscar Campillo, director general de Comunicación y Relaciones Institucionales de Vocento. Campillo reafirmó el periodismo como «la razón de ser y la pasión» que mueven al grupo, del que destacó su «buena forma» en el cierre de su XV aniversario.