La inédita «fatua» de Bin Laden sobre la masturbación para aleccionar a sus yihadistas

El fundador de Al Qaida dejó escrito en una carta dirigida a un líder de la banda terrorista en qué situaciones está permitido el onanismo

Actualizado:

Osama Bin Laden no solo era «el emir» de Al Qaida, quería estar presente en lo más íntimo de sus «muyahidines». En enero, el gobierno estadounidense publicó 49 nuevos documentos incautados en 2011 del complejo del multimillonario saudí en Abbottabad, Pakistán. Entre los papeles encontrados, estos últimos días se ha difundido en varias webs anglosajonas como Foreign Policy (FP) lo que parece ser una suerte de «fatua» del líder yihadista sobre un asunto tan controvertido para el integrismo islámico como es la masturbación. Y con argumentos que pueden sorprender.

En un contexto de guerra contra el «enemigo» estadounidense o francés, cuando los yihadistas tienen que luchar hasta el último aliento para cumplir con la «voluntad de Alá», Bin Laden excusa por esta práctica a «sus hermanos» que están en un «infeliz celibato y faltos de esposas por las condiciones impuestas». Estas líneas fueron escritas en una misiva dirigida a un líder del grupo terrorista en el Norte de África sobre «un asunto muy especial y secreto».

«El Dr. Ayman (Al Zawahiri, entonces número dos y hoy el actual líder de AQ) nos ha escrito su opinión ... Como vemos, no tenemos ninguna objeción en aclarar a los hermanos que pueden, en tales condiciones, masturbarse, ya que este es un caso extremo. Los antepasados ya aprobaron esto para la comunidad», escribe Bin Laden según la carta que ha sido difundida por Foreign Policy.

Con perspectiva y la mayor pujanza del autodenominado Estado Islámico, este apartado puede provocar más de una broma. «Pero el tormento sexual de los yihadistas no es una cuestión de risa, e incluso puede ayudar a explicar la génesis de su violencia», opina el columnista de FP. Añade que la violencia yihadista suicida está arraigada en una atmósfera sexualmente reprimida endémica en todo el mundo musulmán y en las comunidades musulmanas en Occidente. Por ejemplo, el pensador egipcio Sayyid Qutb, que es ampliamente reconocido como una influencia ideológica formativa sobre Bin Laden, estaba notoriamente disgustado por el sexo. Sin embargo, pocos sujetos despertaron tan vigorosamente su interés y fascinación.

La CIA reveló hace unos años los libros y las cartas de amor que formaban la biblioteca de Bin Laden en su bunker en el momento de su muerte, a tiros por los Navy Seal. Sin embargo, la agencia de inteligencia decidió no revelar el contenido de una controvertida colección de porno, debido a su «naturaleza obscena».