Incontestable victoria en Costa Rica de la socialdemócrata Laura Chinchilla
AFP Laura Chinchilla besa a su marido, el español José María Rico, nada más conocer su triunfo el domingo por la noche en San José

Incontestable victoria en Costa Rica de la socialdemócrata Laura Chinchilla

TERESA PLATEROS | CIUDAD DE MÉXICO
Actualizado:

La politóloga Laura Chinchilla se convirtió este domingo en la primera mujer que ocupará la Presidencia de Costa Rica, al vencer de manera incontestable en los comicios convocados en el país centroamericano, que la daban como clara favorita. La política socialdemócrata, nacida hace 50 años en San José, obtuvo cerca del 47% de los votos, por delante de Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro-izquierda), que se quedó con el 25%. En tercer lugar, Otto Guevara, del Movimiento Libertario (ML), logró poco más del 20%. Con el 95% de las urnas escrutadas, la abstención se elevó al 30%.

Chinchilla, sin embargo, tendrá que gobernar sin mayoría parlamentaria, según estos resultados. El Partido Liberación Nacional (PLN) puede perder dos escaños y consigue 23 de 57 de una Asamblea donde la mayoría simple es de 29 escaños.

La ganadora utilizó la red social Twitter para agradecer a sus seguidores la victoria y después prometió que será fiel al ideario que le llevará a suceder a Óscar Arias al frente del país. «Gracias, Costa Rica por la confianza depositada. No la traicionaré porque sé que no me ha sido dada como un regalo. Ahora me toca a mí justificarla actuando con absoluta rectitud y con la mirada puesta exclusivamente en el bienestar del país», señaló a la prensa tras su victoria.

Traslado de las bandas

Al ser interrogada ayer acerca de sus primeras acciones, Chinchilla advirtió que uno de los retos regionales en el que va a trabajar con más ahínco será en derrotar la inseguridad que atenaza a varios de los países. «Vemos un grave desplazamiento de las bandas del crimen organizado hacia esta región», indicó a una emisora colombiana.

La inseguridad fue uno de los asuntos más destacados durante la pasada campaña y la presidenta electa expresó su temor de que Centroamérica se pueda convertir en poco tiempo en un nuevo campo de batalla de las luchas entre los poderes del Estado y de los carteles de la droga.

La futura mandataria consideró que países como México y Colombia están ya trabajando con fuerza en el combate al crimen organizado y prometió «aunar esfuerzos para que la institucionalidad, el Estado de Derecho y la democracia se fortalezcan», afirmó.

En materia económica, con el país en recesión pero con la expectativa de que vuelva a crecer en 2010, Laura Chinchilla apuntó al continuismo en uno de los países considerados más estables de la región. Los críticos de la nueva presidenta electa, en especial Otton Solís, alegaron durante la campaña que se convertiría en una «marioneta» del mandatario saliente, el premio Nobel de la Paz Óscar Arias, algo que ella ha rechazado.

La ex ministra de Seguridad costarricense, ex vicepresidenta con Óscar Arias y ex legisladora está casada con el ciudadano español José María Rico. En su primer día como presidenta electa, Laura Chinchilla, contraria al aborto y a los matrimonios entre homosexuales, tenía previsto visitar a la Virgen de los Ángeles, la patrona de Costa Rica, en la ciudad de Cartago, próxima a San José, y la tumba de sus abuelos.