El huracán «Iván» se adentra en el Golfo de México tras golpear el oeste de Cuba

Pinar del Río. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El huracán "Iván" se adentra en el Golfo de México tras azotar con dureza la región más

occidental de Cuba, donde sus fuertes vientos provocaron lluvias torrenciales e inundaciones que dejaron incomunicadas varias comunidades.

"Iván" se desplaza a una velocidad media de 15 kilómetros por hora hacia el noroeste y mantiene la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson (cinco), arrastrando vientos sostenidos de 260 kilómetros y rachas de hasta 315 kilómetros en su vórtice.

El poderoso huracán tardó más de cinco horas en superar el extremo occidental de Cuba, sobre la punta oeste de la península de

Guanahacabibes (Pinar del Río), una zona poco poblada que alberga una Reserva Mundial de la Biosfera.

El jefe del Servicio de Pronósticos del Instituto Cubano de Meteorología, José Rubiera, despejó anoche una de las grandes inquietudes de los cubanos al asegurar que "no es posible que Iván retorne" al país, aunque apuntó que ha provocado grandes daños en el oeste de Cuba.

Además, señaló el experto cubano, a medida que el huracán se aleja provocará grandes olas en el litoral norte de Cuba que impactarán en las costas de Pinar del Río y La Habana. Aunque "Iván" salió de la isla poco antes de media noche, los

vientos huracanados y las lluvias golpearon hasta bien entrada la madrugada el occidente y el centro del país.

A su paso por Cuba, el ciclón provocó rachas de viento de hasta 200 kilómetros por hora y vientos sostenidos próximos a los 100 kilómetros, así como lluvias torrenciales y marejadas que han desatado inundaciones y han incomunicado varias comunidades de Pinar del Río.

"Iván" arrastró tejados, tumbó árboles y postes eléctricos en la provincia y la fuerza de sus vientos levantó olas de hasta cinco metros de altura. Hasta el momento, según fuentes de la Defensa Civil, no se han reportado víctimas mortales ni heridos porque las comunidades que presentaban mayor riesgo habían sido evacuadas prácticamente en su totalidad.

En conjunto, las autoridades locales evacuaron a más 180.000 vecinos de Pinar del Río, el 35 por ciento de la población de la provincia. En Sandino, unos 230 kilómetros al suroeste de La Habana, una de las localidades más dañadas por "Iván", los vientos alcanzaron los 200 kilómetros por hora y en algunas comunidades costeras, como bahía de Cortés, el mar penetró hasta 300 metros tierra adentro.

Las autoridades cortaron el suministro eléctrico en la provincia de Pinar del Río y en Isla de la Juventud para evitar cortocircuitos e incendios. El líder cubano, Fidel Castro, recorrió la zona para coordinar los trabajos de prevención y estudiar los planes de emergencia. Las autoridades cubanas, que evacuaron a un millón y medio de personas en todo el país, mantienen el desalojo de algo más de un

millón como medida preventiva, aunque es previsible que la situación

se normalice en las próximas horas.

En Pinar del Río se mantendrá la evacuación de decenas de miles de personas a la espera de la evaluación de los daños. El área más golpeada, según reportes locales, será la Península de Guanahacabibes, unos 250 kilómetros al suroeste de La Habana, que ocupa más de 100.000 hectáreas declaradas por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera en 1987.

Sus costas ofrecían hasta ahora un bello paisaje de arenas blancas y rocas coralinas y estaban consideradas como lugares únicos para la práctica del buceo. El golpe de "Iván" afectará también gravemente a la industria tabaquera, principal sustento de Pinar del Río, y a la producción agrícola. Los vientos huracanados de "Iván" no alcanzaron a La Habana, pero la ciudad permaneció el lunes paralizada y azotada por lluvias intermitentes y vientos más fuertes de lo habitual.

El aeropuerto de la capital retomó esta madrugada sus operaciones para recibir vuelos internacionales, aunque Aeronáutica Civil anunció que los vuelos de Cubana de Aviación, tanto nacionales como internacionales, no se restablecerán hasta mañana, miércoles.