Hugo Chávez consuela a la madre de un piragüista del equipo nacional,desaparecido en las competiciones deportivas celebradas en El Salvador Ap

Hugo Chávez hace frente hoy a la cuarta huelga general en un año en Venezuela

La huelga general buscará una vez más la renuncia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y constituirá un nuevo pulso entre el Gobierno y la oposición

LUDMILA VINOGRADOFF. CORRESPONSAL. CARACAS
Actualizado:

El Gobierno de Hugo Chávez se enfrenta hoy a la cuarta huelga general en menos de un año, convocada por la oposición agrupada en la Coordinadora Democrática, cuyo objetivo es «encontrar una salida pacífica, democrática y electoral», según ratificaron sus organizadores.

Mientras la comisión internacional dirigida por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, continúa las conversaciones entre el Gobierno y la oposición en la denominada Mesa de Negociaciones y Acuerdos para definir una solución concertada a la crisis política, las partes afinaron ayer sus preparativos para afrontar la paralización del país.

Además de ser el cuarto paro en un año (el primero se realizó el 10 diciembre pasado) el de hoy también busca la renuncia del presidente Hugo Chávez, algo que la oposición no ha podido lograr hasta ahora, sino de manera efímera por 48 horas cuando el 11 de abril -a raíz de la huelga petrolera- el general inspector de la Fuerza Armada Nacional, Lucas Rincón, anunciara públicamente que el mandatario había dimitido.

Ocho meses después el Gobierno teme que se repitan los episodios del 11 de abril. Por ello, Chávez y el vicepresidente José Vicente Rangel han calificado el paro general de hoy como «golpista, terrorista y subversivo» y han movilizado a sus simpatizantes a para «enfrentarlo en su propio terreno y con sus mismas armas».

Al anunciar el pasado sábado la confirmación de la convocatoria, el presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, Carlos Ortega, aclaró que el paro «no es golpista. Ya hemos demostrado nuestra vocación pacífica y democrática. El paro es un instrumento de presión del pueblo para que el Gobierno y la Mesa de Negociación garanticen el referéndum consultivo y así superar esta crisis».

Sin definir la duración del paro, si será de 48 horas o indefinido, el presidente de la patronal «Fedecámaras», Carlos Fernández, aseguró que la paralización será «contundente» y de mayor participación que el 80 por ciento en que se cifró la penúltima huelga del 21 de octubre. «El objetivo del paro es reforzar la Mesa de Negociación que tiene plazo hasta el 4 de diciembre para garantizar el referéndum que la autoridad electoral fijó para el 2 de febrero. El Gobierno debe tener voluntad política para abrir espacios electorales y así bajar la tensión y angustia de los venezolanos».

Desacuerdo con Gaviria

El Gobierno venezolano, por su parte, señaló ayer Coordinadora Democrática se negó a discutir un borrador de acuerdo elaborado por el secretario general de la OEA, César Gaviria, e interpretó esa postura como un abandono de la mesa de negociación.

La Coordinadora negó que haya abandonado las conversaciones y no aclaró si efectivamente se opuso a negociar el borrador presentado por Gaviria que, al parecer, contenía alguna fórmula para evitar la huelga general convocada para el lunes 2 de diciembre.

El portavoz de la Coordinadora, Timoteo Zambrano, dijo que la huelga no era negociable y tenía un carácter irrevocable. Gaviria, que es el único portavoz oficial de las reuniones, no hizo declaraciones sobre las negociaciones de ayer como tampoco lo hizo ayer sobre la sesión de más de doce horas que se celebró anteayer en torno a otros borradores.

El diputado Nicolás Maduro afirmó que se había alcanzado un consenso en torno al 90 por ciento del borrador de Gaviria, pero lamentó que la Coordinadora no siguiese el debate al llegar el punto de la huelga. Maduro dio a entender que la ratificación del paro general por parte de la Coordinadora ha torpedeado la posibilidad de llegar a un acuerdo y ha provocado la negativa de sus representantes a seguir discutiendo el asunto frente al mediador internacional.

Tanto Gaviria como el secretario general de la ONU, Koffi Annan, han advertido en dos ocasiones sobre el peligro que representa llevar adelante la convocatoria de huelga para las conversaciones de paz.

El vicepresidente del Gobierno, José Vicente Rangel, señaló que si la huelga se realiza, como todo indica que va a suceder, se afrontará sin represalias y democráticamente. También señaló que si la huelga quiere utilizarse para violar la ley y provocar situaciones golpistas, el Gobierno actuará con firmeza en el marco de la Constitución.

Tanto el Gobierno como la oposición trabajaron ayer en los preparativos de la huelga general. El presidente Chávez anunció un mercado navideño en la céntrica avenida Bolívar de Caracas durante el paro mientras que el presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, afirmó que las calles estarán estarán vacías en todo el país.

Maniobras del Gobierno

En la rueda de prensa de la Coordinadora Democrática, el diputado Andrés Velásquez mostró un oficio del Gobierno, denunciando que el Ejecutivo ha ordenado a sus gobernadores y alcaldes que envíen a Caracas unos 18.000 coches de la provincia para impedir que la paralización sea el éxito que pretende la oposición.

Al parecer, el Gobierno venezolano no tiene la más mínima intención de aceptar una consulta popular ni la dimisión del mandatario solicitada por dos millones de electores en octubre. El vicecanciller Luis Alfonso Dávila ha anunciado que hoy solicitará ante el Tribunal Supremo de Justicia la impugnación del referéndum consultivo del 2 de febrero próximo aprobado por la directiva del Consejo Nacional Electoral.