Un jabalí en un bosque
Un jabalí en un bosque - Rodrigo Moreno

Un hombre mata a su padre accidentalmente en Italia al confundirle con un jabalí en una cacería

Aunque los servicios de emergencia intentaron salvar la vida del hombre, de 55 años, no pudieron hacer nada por él

Italia Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Salieron juntos el padre, 55 años, y su hijo, de 34, a cazar jabalíes en la provincia de Salerno, al sur de Italia, un pasatiempo habitual en las zonas rurales de este país.

Se adentraron en una zona montañosa y boscosa. El hijo escuchó a sus perros de caza ladrar, preludio al paso de la presa, al tiempo que notaba un movimiento entre algunos arbustos, y disparó. Pero cometió un error fatal: en lugar de matar un jabalí alcanzó en el vientre a su padre, Martino Gaudioso, que murió poco después. Al hijo le confiscaron las armas de fuego y fue acusado de homicidio involuntario y de practicar caza ilegalmente, pues la temporada se abre el 2 de octubre. Además, en esa zona de la región de Campania es una actividad que está expresamente prohibida durante todo el año.

La tragedia ha conmocionado al pueblo de Sicignano (Salerno), de unos 3.000 habitantes, enclavado en el Parque Nacional del Cilento. Pero ha suscitado también polémica en el país, porque no es un caso aislado.

«Basta con el Far West»

«Basta con el ''Far West'' en los bosques y en los campos», ha dicho la exministra Michela Brambilla, presidenta de la Liga Italiana para la Defensa de los Animales y del Ambiente. «Mi pésame a la familia que sufre este drama, pero al mismo tiempo expreso profundo disgusto por la gran indiferencia que las autoridades competentes reservan a la continua tragedia de muertos y heridos por la caza legal, como si fuera un hecho natural». Brambilla lamentó también la «insuficiente atención al problema de la caza furtiva e ilegal: «Ya ni se cuentan los casos de caza en zonas pohibidas, demasiado cerca de las casas o de las carreteras: Se trata de una auténtica emergencia nacional».

La última tragedia ligada a la caza se produjo también en la región Campania, el 14 de julio pasado, cuando se encontró el cadáver de Gaetano Scala, de 67 años. Según la autopsia, el cazador murió a causa de un proyectil que partió accidentalmente de su fusil. En septiembre del 2018, un joven de 18 años, Nathan Labolani, murió cuando un cazador le disparó con su rifle Winchester al confundirlo con un jabalí en un bosque cerca de Ventimiglia, en la frontera con Francia. Otro joven, Marco Tosti, de 20 años, murió también por los disparos de un cazador al ser confundido por un jabalí a unos 50 kilómetros de Roma.

Los accidentes de caza en Italia son tan numerosos que se ha creado incluso un grupo de presión para sensibilizar a la opinión pública y a las autoridades: La Asociación de Víctimas de la Caza. Sus datos son dramáticos: Durante la temporada de caza 2017-2018, murieron accidentalmente 22 cazadores y 68 fueron heridos. De ahí que esta asociación advierta que los excursionistas que se adentran a pasear sus perros en zonas boscosas o a recoger setas en temporada de caza «están jugando con la muerte».