AFP

El hombre que se inventó una vida y mató a su familia para que no le descubriesen

Jean-Claude Romand mintió a su círculo más cercano durante 15 años, diciéndoles que era médico de la Organización Mundial de la Salud

Actualizado:

La justicia decide aplazar su decisión sobre la demanda de libertad provisional de Jean-Claude Romand (64 años), un mitómano criminal que mató a sus padres, su esposa y sus hijos y fue condenado a perpetuidad.

En 1993, Romand llevaba más de quince años mintiendo a toda su familia, amigos y conocidos, haciéndose pasar por médico de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cuando su esposa comenzó a sospechar y estaba a punto de descubrir el engaño, Romand la mató a ella, a sus hijos de 5 y 7 años, y a sus padres.

Consumado el asesinato, Romand tomó una dosis de barbitúricos que no llegó a matarlo y metió fuego al domicilio conyugal.

Tres años más tarde, el criminal fue condenado a cadena perpetua, tras un juicio con mucho «color» trágico. Los médicos legistas hicieron un retrato atroz del asesino, presentado como un mitómano narcisista y criminal, capaz de las peores atrocidades con el único fin de conseguir la más pavorosa publicidad.

Durante veinte años, Romand no solo vivió mintiendo a toda hora. Se «ganaba la vida» con estafas de todo tipo y robando a sus propios familiares. Su caso ha sido utilizado por varios guionistas, directores de cine y documentalistas para realizar sucesivas películas y emisiones con «mucho color» (sangre).

Según la legislación francesa, Romand podía ser liberado, teóricamente, desde el 2015. Hace tres años, la justicia no llegó a tomar tal decisión. El criminal presentó hace meses una nueva petición de liberación.

El Tribunal d’application des peines (TAP) debía examinar la nueva demanda el martes día 18. Finalmente, decidió aplazar su decisión, con el fin de seguir verificando varios puntos que siguen «oscuros» y «no verificados».