Un hombre ebrio conduce un tanque soviético por las calles de su pueblo en Polonia

Podría enfrentarse a una pena de ocho años de cárcel por crear un peligro directo de catástrofe terrestre, acuática o aérea

Actualizado:

Un hombre de 49 años podría ser condenado a ocho años de cárcel tras «pasearse» el pasado jueves en un tanque soviético de la Guerra Fría por las calles de Pajęczno, un pueblo situado en el centro de Polonia, según el periódico británico «The Daily Mail». Los residentes de la zona se atemorizaron cuando vieron el tanque soviético T-55, que tenía al menos 60 años de antigüedad, pasar por las calles del pueblo.

La policía local recibió llamadas de varios vecinos que creían ser testigos de un ataque. Cuando las autoridades llegaron, se encontraron al conductor junto al tanque y acompañado de otro hombre que se cree que podría haber sido un pasajero. El conductor fue arrestado por la policía y se enfenta ahora a una pena de ocho años de cárcel en caso de ser acusado de crear un «peligro directo de catástrofe terrestre, acúatica o aérea». La pena sería menor -dos años- si únicamente se le imputa el cargo de conducir bajo la influencia del alcohol.

El vehículo quedó aparcado en el pueblo hasta las cinco de la mañana, cuando fue subido a una grúa para transportarlo a un aparcamiento bajo vigilancia policial.

El tanque fue fabricado poco después de la Primera Guerra Mundial. Los carros de combate T-45 y T-55 se convirtieron entonces en el vehículo predilecto de las divisiones blindadas soviéticas, hasta tal punto que llegaron a convertirse en los más producidos de la historia. Según los miembros del Ejército ruso, el T-55 es el modelo de tanque más fácil de operar, ya que no requiere un alto nivel de conocimiento o entrenamiento.