El presidente de Francia, Hollande, la canciller de Alemania, Merkel, y el primer ministro de Italia, Renzi
El presidente de Francia, Hollande, la canciller de Alemania, Merkel, y el primer ministro de Italia, Renzi - AFP

Reunión de Renzi, Merkel y Hollande para relanzar la Unión Europea

Inmigración, defensa y economía en su agenda en la isla de Ventotene, lugar simbólico porque en 1941 nació el “Manifesto por una Europa libre y unida” escrito por Spinelli

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

En un momento crucial para la Unión Europea, se reúnen hoy la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Francois Hollande y el primer ministro italiano Matteo Renzi, con un objetivo muy ambicioso: Relanzar la Unión Europea, después del golpe del Brexit, sentando las bases para una nueva Europa con una nueva agenda, que será discutida en la cumbre informal de los 27 en Bratislava, el 16 de septiembre, la primera sin Londres. Renzi los ha citado en un lugar especialmente simbólico: En la isla de Ventotene, en el golfo de Nápoles, donde hace 75 años nació el «Manifiesto por una Europa libre y unida», escrito en 1941, en plena guerra mundial, por Altiero Spinelli y Eugenio Colorni, planteando la necesidad de un federalismo europeo con un parlamento elegido por sufragio universal y un gobierno democrático con poderes reales en la economía y política exterior, para llegar así a los Estados Unidos de Europa. Aquella semilla fue recogida después por personajes que han hecho la historia europea: Schumann, Adenauer, De Gasperi, Monnet y Spaak. Se comprende así que el encuentro de hoy suscite gran interés, porque la isla de Ventotene evoca el idealismo europeo, si bien hoy el clima que se respira en Europa es de pesimismo. Los tres líderes estarán menos de una hora en la isla, para visitar la tumba de Altero Spinelli y rendirle homenaje. Después se trasladarán al viejo portaviones Garivaldi, donde se celebrará la reunión, en medio de un gran despliegue de fuerzas de seguridad, y con estos platos fuertes: inmigración, economía, alianza de países del sur del Mediterráneo, defensa y seguridad.

Inmigración y defensa

Matteo Renzi presentó un plan sobre inmigración, en carta enviada en abril a Bruselas, con la denominación «Migration compact», que tendría dos objetivos fundamentales: negociar con los países africanos para que faciliten la repatriación de sus emigrantes y relanzar un plan de inversiones -3.100 millones de euros aportaría la UE- en esas naciones africanas para crear empleo y frenar los flujos migratorios.

En defensa, el primer ministro italiano lanzará una propuesta importante: Proyectos militares conjuntos de los países de la UE. El objetivo es compartir la logística y brigadas de combate para afrontar conjuntamente situaciones de crisis. En teoría, las brigadas de combate existen desde hace tiempo, pero la idea italiana es que se logre darles la capacidad de una respuesta rápida, superando obstáculos burocráticos, políticos y económicos, que hoy frenan esas brigadas.

Alianza del sur del Mediterráneo

Renzi parece haberse convencido sobre la necesidad de crear una alianza de los países del sur del Mediterráneo, algo que el exprimer ministro, Romano Prodi, y expresidente de la Unión Europea, ha defendido con vigor, pero hasta ahora no había sido escuchado. Renzi irá en los próximos días a Grecia, para entrevistarse con el primer ministro Tsipras e invitará también a participar a Francia, España y Portugal. El objetivo de esta alianza sería, fundamentalmente, centrarse en el problema de la inmigración que procede de Libia y del Magreb, con intervenciones para frenar las salidas en los países de origen.

El primer ministro italiano hará también una propuesta innovadora: Un plan extraordinario para recuperar los lugares de cultura europeos, financiado con el programa de inversiones elaborado por Jean-Claud Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Menos austeridad y más inversiones

Inevitable será para Matteo Renzi plantear a Angela Merkel la necesidad de obtener mayor flexibilidad en los vínculos europeos sobre austeridad. Italia, con la economía estancada y crecimiento cero en el segundo trimestre, quiere presentar a Europa un plan industrial, basado en inversiones públicas y el estímulo a la competitividad del sistema productivo. Difícil tarea para Renzi, porque Merkel defiende el Pacto de estabilidad y el rigor como prioridad.

En verdad, aunque es ambicioso el programa de trabajo que hoy planteará Renzi, no se espera ningún milagro de esta reunión, porque el clima en Europa es de escepticismo y los tres líderes tienen dificultades: Matteo Renzi afronta un complicado referéndum en noviembre sobre la reforma constitucional, mientras Hollande y Merkel tienen elecciones en el 2017. Pero se confía al menos que el viento de Ventotene, templo del idealismo europeo, y el espíritu del «Manifiesto» de Altiero Spinelli vuelva a inspirar a la Unión Europea.