En 2017 se registraron 87.000 asesinatos de mujeres en el mundo
En 2017 se registraron 87.000 asesinatos de mujeres en el mundo - ABC

El hogar, el lugar más peligroso para la vida de las mujeres

La ONU alerta de que el 60% de las asesinadas son agredidas en sus casas

BerlínActualizado:

Naciones Unidas alertó en su informe publicado este lunes en Viena de que el hogar es «el lugar más peligroso» para las mujeres, una afirmación sustentada en que casi el 60% de las 87.000 asesinadas en 2017 en todo el mundo fueron víctimas de un crimen machista cometido por sus parejas, exparejas o familiares hombres en ese lugar.

Las conclusiones del Estudio Mundial sobre Homicidio 2019 encargado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), con sede en Austria, confirma que el mayor peligro para una mujer no es caminar sola por la noche en un barrio extraño, sino regresar a casa. Además, a diferencia de los de los hombres, los asesinatos de mujeres se dan en todos los niveles socioeconómicos.

De las 87.000 asesinadas el año pasado, 50.000 mujeres murieron a manos de un familiar, y, en 30.000 casos, esa persona era su pareja o expareja. El continente más peligroso para ser mujer es África: la prevalencia del asesinato a manos de familiares, pareja o expareja es de 3,1 para cada 100.000 mujeres. América, con una tasa de 1,6, y Oceanía, con 1,3, son algo más seguras, seguidas de Asia (0,9) y Europa (0,7).

Triángulo del Norte

Según el informe, El Salvador es el país con mayor cantidad de muertes violentas del mundo, debido a los asesinatos por el tráfico de drogas y a la popularidad de las maras entre los jóvenes. Centroamérica -con una tasa de 25,9 homicidios por cada 100.000 habitantes- es la región latinoamericana con mayor nivel de muertes violentas del mundo, y El Salvador el país que encabeza la lista con 62,1 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Honduras y Guatemala son, por detrás de El Salvador, los dos países más afectados por las muertes violentas. «La proliferación de la violencia relacionada con las bandas -que afecta desproporcionadamente a los jóvenes- se ha convertido en un problema cada vez más grande en los países del Triángulo del Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) durante las últimas dos décadas», aclara el informe, que revela además que la violencia ha reducido en tres años la esperanza de vida de los hombres en algunos países centroamericanos.

Factor climático

Más allá del efecto de la desigualdad, el crimen organizado o el machismo en las tasas de homicidio, la crisis climática y la lucha por unos recursos cada vez más escasos aparecen como detonantes que pueden elevar los niveles de violencia, advierte la ONU en su informe: «Científicos del clima estiman que los cambios asociados con el calentamiento del planeta y otras formas de degradación medioambiental agravarán enormemente los conflictos en el futuro», indica la ONUDD en su informe.

Por cada grado centígrado que suba la temperatura, los conflictos interpersonales pueden subir un 2,4%, y los choques entre grupos más de un 11. El informe publicado en Viena señala como ejemplos de cómo ya hoy la escasez de recursos genera conflictos violentos, como en Afganistán, donde el 70 por ciento de todos los crímenes están motivados por disputas sobre la propiedad de la tierra. O en África donde la disminución de agua del lago Chad -que afecta pesca y tierras cultivables- provoca que algunas personas se unan a grupos armados en búsqueda de otras fuentes de ingreso.