Hillary Clinton: «Estamos invitados por el Gobierno para ayudar»

EFE
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La magnitud del desastre provocado por el terremoto que asoló el martes Haití hace que EEUU se plantee la reconstrucción del país caribeño como un proyecto a largo plazo e insiste en que su presencia allí se debe a una "invitación" del Gobierno haitiano.

Lo dejó muy claro el sábado Hillary Clinton, - primer alto cargo estadounidense que visitó Puerto Príncipe tras el desastre- cuando dijo que EEUU está en Haití por "invitación de su Gobierno, para ayudar" y aseguró que las fuerzas de EEUU estarán allí "hoy, mañana y previsiblemente en un futuro".

Clinton dijo que emitirá junto con el presidente haitiano René Préval un comunicado conjunto en el que delineará los planes y metas para la reconstrucción a largo plazo. En estos momentos, a pesar de las reticencias de algunos haitianos, la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en virtud de un "memorando de entendimiento" suscrito entre ambos países, dirige el tráfico en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe así como buena parte de las tareas de rescate.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, trasladó el sábado al presidente Préval y al pueblo haitiano la solidaridad y el compromiso de EE.UU. con Haití y reiteró a los haitianos que EEUU es "su amigo y su socio". Como prueba de ello, el presidente Barack Obama y los ex-mandatarios Bill Clinton y George W. Bush anzaron en Washington el fondo "Clinton-Bush" con el que se pretende canalizar y ordenar a la sociedad civil de EEUU en los esfuerzos humanitarios y de reconstrucción a corto y largo plazo en Haití.

Miles de muertos

Los ex-mandatarios encabezarán un esfuerzo nacional para recabar donaciones de individuos, corporaciones, organizaciones no gubernamentales y demás instituciones a través de esta página de internet. El terremoto ha dejado decenas de miles de muertos, heridos y desplazados, además de cuantiosos daños materiales que, junto a cerca de tres millones de damnificados, representa la primera crisis humanitaria del Gobierno de Obama.

Según la Cruz Roja, el número de muertos en Haití podría ascender a 50.000, aunque hay informes extraoficiales que ponen la cifra en cerca de 100.000. Las prioridades expresadas por el presidente haitiano René Preval son: que el Gobierno haitiano vuelva a funcionar, que se limpien las carreteras y se retiren de las calles los cadáveres apilados.