Las hermanas de Víctor Manuel de Saboya rehúsan una indemnización

VERÓNICA BECERRILSERVICIO ESPECIALROMA. En 2003 y tras más de una década de exilio, los Saboya pisaban de nuevo suelo italiano con una promesa firme de no pedir ningún tipo de resarcimiento. Cuatro

VERÓNICA BECERRIL. SERVICIO ESPECIAL ROMA.
Actualizado:

En 2003 y tras más de una década de exilio, los Saboya pisaban de nuevo suelo italiano con una promesa firme de no pedir ningún tipo de resarcimiento. Cuatro años han pasado y padre e hijo se han olvidado de la promesa hecha al pueblo italiano, el mismo que votó en 1946 contra la Monarquía estableciendo la República italiana un año después.

Esta actitud hizo ayer que los demás miembros de esa casa real histórica se llevaran las manos a la cabeza y se desentendieran de las peticiones de Víctor Manuel y Manuel Filiberto.

María Gabriela y María Beatriz de Saboya, hermanas del Rey y tías del Principe famoso por sus publicidades televisivas, enviaron una carta a una famosa transmisión televisiva en la que se analizaba en directo junto a Manuel Filiberto la petición al Estado italiano de 260 millones de euros «por los daños causados en elexilio».

«Como componentes de la Casa Real de Saboya -se lee en la misiva de las dos hermanas- queremos subrayar que no nos unimos de ningún modo a la petición de daños contra Italia realizada por nuestro hermano y su hijo. Nuestro padre -recuerdan- murió tras un interminable y sufrido exilio manteniendo siempre una imagen amable de la patria lejana». La carta proseguía en el mismo tono sentenciando que «la presencia constante de Víctor e hijo, es una fuente continua de angustia y mortificación».

Las dos «Marías» se avergüenzan del comportamiento poco «real» de padre e hijo y a ellas se unen otros miembros de la Casa Real Saboya, mientras la opinión pública se muestra contraria al resarcimiento, y el Gobierno hace una advertencia clara: «No sólo consideramos que no tenemos que pagar nada a los Saboya, sino que pensamos pedir a su vez daños a la ex Familia Real por las responsabilidades que tuvo en la historia italiana».