Francisco de Andrés

Con el eje hemos topado

Más le valdría a Europa fortalecer la OTAN en vez de entretenerse con videojuegos

Francisco de Andrés
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Es difícil no atisbar un mensaje subliminal de propaganda política tras el oropel del acuerdo europeísta firmado ayer en Aquisgrán por los dirigentes francés y alemán, a pocos meses de las elecciones al Parlamento. Merkel y Macron no perdieron la ocasión solemne para denunciar el ascenso de los partidos euroescépticos y, de paso, reafirmar la retórica de «más Europa» ante la inminente salida del Reino Unido.

¿Qué refundación de Europa pueden proponer Berlín y París antes de conocer el desenlace final del Brexit? ¿Cómo son capaces de especular sobre el futuro de la Unión sin conocer cuál será el nuevo vínculo entre el Reino Unido y el continente? Para ir al meollo de lo único que se concretó ayer en Aquisgrán: ¿qué modelo de Ejército europeo, que no sea de juguete, cabe concebir sin contar en el futuro con el británico, el más poderoso de Europa y el único al que respeta Putin? Francia tiene unas fuerzas armadas especializadas en la francofonía, Alemania no tiene formalmente ejército, ¿a qué juegan los actuales líderes del eje franco-alemán para proseguir con ese paripé?

El proceso de Brexit lleva tiempo produciendo hartazgo tanto en las islas como en el continente, pero no es posible desentenderse del impacto que va a producir a ambos lados del canal de la Mancha. La hilazón del Reino Unido con Europa es esencial, tanto en términos de Historia como de realidad económica y social. Los británicos exportan al continente el doble de lo que comercian con EE.UU., y tienen en su territorio 3,7 millones de ciudadanos de la UE –frente a los 1,3 millones de británicos que residen en la Unión–. Es verdad que han sido ellos solos los que se han metido de bruces en el problema, pero no es justo ni prudente hacer leña del árbol caído jugando a acelerar el proceso de unión política de la UE.

Nadie en Berlín puede creer hoy que su seguridad está en manos de una brigada franco-alemana y no en las de un batallón de la OTAN. Más valdría, como advierte con ironía Trump, que el «eje» se ocupe de pagar sus facturas a la Alianza en vez de entretenerse con videojuegos.

Francisco de AndrésFrancisco de AndrésRedactorFrancisco de Andrés