Helicópteros de la ONU lanzan misiles cerca de la residencia oficial de Gbagbo
Partidarios del presidente electo Ouattara, el pasado día 26 en Abiyán - AFP

Helicópteros de la ONU lanzan misiles cerca de la residencia oficial de Gbagbo

Las fuerzas leales al presidente electo Ouattara lanzan su ataque final en Abiyán para desalojar del poder al mandatario saliente

agencias
abiyán Actualizado:

Helicópteros de ataque de Naciones Unidas han lanzado este lunes misiles cerca de la residencia oficial del presidente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, y contra dos bases militares en Abiyán, la ciudad más importante del país, según ha confirmado una fuente militar occidental.

La ONU había informado previamente del inicio de las operaciones militares contra los equipos e instalaciones militares de Gbagbo, al que acusan de atacar a la población civil y a la misión de paz en el país africano (UNOCI). A este operativo se han sumado también fuerzas de Francia, que han respondido afirmativamente a la petición de colaboración lanzada por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon. Ban ha explicado que la operación ha comenzado "alrededor de las 17. 00 (hora local) de hoy" y ha hecho hincapié en que "la UNOCI no es parte del conflicto", sino que adopta estas acciones "en defensa propia y para proteger a los civiles".

Después de que varios testigos señalasen que un helicóptero de ataque de la ONU había disparado contra una base militar de las fuerzas leales al presidente saliente marfileño, un portavoz de las Fuerzas Armadas galas, Thierry Burkhard, confirmó disparos de aeronaves francesas contra un depósito de armamento pesado y un grupo de vehículos armados "con ametralladoras y lanzacohetes".

Las fuerzas leales al presidente electo, Alassane Ouattara, ya han iniciado su ataque final para tratar de hacerse con Abiyán y desalojar del poder a Gbagbo. Entre 4.000 y 5.000 soldados y decenas de carros de combate participan, según emisoras locales captadas en Dakar, en la ofensiva de los efectivos de Ouattara, formados, entre otros, por las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI) y por los ex rebeldes de las Fuerzas Nuevas.

Las tropas francesas han recibido también autorización de su Gobierno para participar en las operaciones emprendidas por la misión de la Unoci para proteger a la población civil, con el objetivo de neutralizar el «armamento pesado» utilizado por las tropas de Gbagbo. El Elíseo ha denunciado en un comunicado estas agresiones contra los cascos azules y la población y ha recordado que la resolución 1975, aprobada el 30 de marzo por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pedía explícitamente a Gbagbo el fin de los ataques. «Conforme a su mandato de protección de los civiles, la Unoci acaba de emprender acciones para neutralizar el armamento pesado utilizado contra la población civil y el personal de Naciones Unidas en Abiyán», añade la nota, que confirma el inicio de los bombardeos contra objetivos militares de Gbagbo.

Agresiones «sin sentido»

El representante de la ONU en Costa de Marfil, Choi Young Jin, había advertido poco antes a las fuerzas leales a Gbagbo de que los cascos azules podrían realizar ataques aéreos si las tropas leales al mandatario siguen con sus agresiones «sin sentido».

Unos 9. 000 efectivos forman parte de la Unoci, que, aunque no tiene como objetivo específico reprimir a las fuerzas de Gbagbo, sí podría utilizar «todos sus equipos». Choi advirtió a la BBC del posible uso de tres helicópteros MI-24 y dos aeronaves MI-8 y MI-17, estos dos últimos con un potencial armamentístico inferior.