David Ige, gobernador de Hawaii, ha firmado este martes dos proyectos de ley con los que su estado apoyará el Acuerdo de París
David Ige, gobernador de Hawaii, ha firmado este martes dos proyectos de ley con los que su estado apoyará el Acuerdo de París - TWITTER

Hawái se convierte en el primer estado de EE.UU que recurre a la ley para apoyar el Acuerdo de París

La acción se enmarca en un movimiento al que se han sumado otros estados y ciudades estadounidenses que se comprometen a mantener el tratado, a pesar de que Trump haya decidido retirarse

MADRIDActualizado:

En una muestra de solidaridad con los esfuerzos mundiales por combatir el cambio climático, Hawái se ha convertido en el primer estado de EE.UU en aprobar leyes para hacer cumplir algunas de las directrices del Acuerdo de París. Rodeado de algunos de los miembros de su equipo, David Ige, gobernador de Hawái, ha firmado este martes dos proyectos de ley que fortalecerán «estrategias y mecanismos para reducir el efecto invernadero a nivel estatal» y con los que se encontrará la forma de reducir «las emisiones de dióxido de carbono».

«Hawái está comprometido con el medio ambiente, y encontraremos la manera de trabajar con otros estados para luchar contra el cambio climático», ha declarado Ige.

Las dos leyes incorporan fragmentos del Acuerdo de París, dándole al estado hawaiano «base legal para continuar las estrategias de adaptación y mitigación del tratado, a pesar de la retirada del gobierno estadounidense (gobierno federal)», ha informado el senador estatal J. Kalani English, quien presentó uno de los proyectos de ley, en un comunicado.

Esta acción es parte de un creciente movimiento de estados y ciudades estadounidenses que se han comprometido a mantener el Acuerdo de París, firmado por 200 países. Después de que Trump anunciara la semana pasada que Estados Unidos se retiraría del tratado, casi 250 alcaldes y una docena de estados se unieron en alianzas que prometen mantener los términos del pacto internacional.

Algunas de las críticas más duras provienen del gobernador de California, Jerry Brown, quien anunció que su «estado está listo para la batalla» contra el «camino loco y erróneo» de Trump. A él, se unen el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, su homólogo de Washington. Además, otros gobernadores republicanos se han unido a la iniciativa.