La entrega de la ayuda humanitaria se complica y miles de haitianos están sin energía eléctrica. /AP
La entrega de la ayuda humanitaria se complica y miles de haitianos están sin energía eléctrica. /AP

'Hanna' avanza hacia EEUU a punto de convertirse en huracán tras arrasar Haití

Mientras, el ciclón 'Ike' avanza con fuerza hacia el Caribe a pesar de perder intensidad y reducirse a categoría tres en la escala de Saffir-Simpson -de un máximo de cinco-

AGENCIAS |
BOGOTÁActualizado:

La tormenta tropical 'Hanna' prosigue si camino dejando tras de sí una estela de destrucción y muerte. Hoy se dirige al archipiélago de las Bahamas, después de arrasar Haití y dejar al menos 136 muertos, mientras amenaza con convertirse en huracán con vientos de 115 kilómetros por hora en su camino hacia la costa sureste de EEUU, donde podría impactar esta noche.

Según ha explicado el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, "sólo un pequeño incremento en la velocidad de los vientos podría transformar a Hanna en un ciclón". Una tormenta tropical se convierte en huracán de categoría uno en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, cuando tiene vientos máximos sostenidos de 119 kilómetros por hora.

Después del devastador paso de 'Hanna' por la isla de La Española, continúa latente el riesgo del huracán 'Ike', que avanza con fuerza hacia el Caribe a pesar de perder intensidad y reducirse a categoría tres en la escala de Saffir-Simpson -de un máximo de cinco-.

En total, 212 personas han muerto en Haití en los últimos diez días debido a las lluvias y las inundaciones ocasionadas por el huracán 'Gustav' y la tormenta tropical 'Hanna'. La cuenta del organismo corresponde solo al número de cadáveres rescatados, por lo que cifra real de muertos puede ser mucho mayor. El servicio de Protección Civil haitiano ha indicado que las víctimas mortales tras el paso de 'Hanna' se registraron en el departamento de Artibonite (norte) y en varios puntos del sur y del oeste del país.

Alerta roja en Costa Rica

En Costa Rica, la Comisión Nacional de Emergencias ha declarado alerta roja (máxima) en la zona del Pacífico norte y alerta amarilla (preventiva) para el resto del país, por las fuertes lluvias que ha provocado el paso de 'Hanna'. De otro lado, remite la amenaza de la tormenta tropical 'Josephine', ya que el meteoro, todavía en las costas de África, se ha debilitado ligeramente y no tiene visos de fortalecerse de manera significativa, según la previsión del CNH.

A su vez, las autoridades de República Dominicana disminuyeron la alerta roja que mantenía en las 32 provincias del país, mientras observan el desarrollo del 'Ike'. En el lado oriental de La Española la población continúa sin energía eléctrica en gran parte del territorio, donde no se registraron víctimas fatales aunque sí 11.580 evacuados, 55 comunidades aisladas y daños en 2.316 viviendas.

Mientras, en Haití, las lluvias han comenzado a amainar y el Gobeirno ha levantado la alerta roja decretada a principio de semana. Varias ciudades continúan incomunicadas, lo que dificulta la entrega de la ayuda humanitaria, y miles de haitianos están sin energía eléctrica. La situación más crítica se vive en los hacinados refugios, donde miles de personas se encuentran sin comida ni agua, como en la ciudad costera de Gonaives, donde 120.000 de sus 150.000 habitantes resultaron afectados.

Apoyo internacional

La comunidad internacional se ha apresurado a apoyar a los damnificados. El Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la organización no gubernamental (ONG) Intermón Oxfam y países como España han anunciado el envío de varias toneladas de ayuda humanitaria.

Cuba, que se ha salvado esta vez de los efectos de 'Hanna', ha comenzado a recibir las primeras ayudas internacional a bordo de dos aviones procedentes de Rusia, que ha comprometido 100 toneladas de material para paliar los daños que provocó el 'Gustav'. El huracán ha afectado al menos 140.000 viviendas, escuelas y hospitales, así como miles de hectáreas de cultivo.

La disidencia cubana ha demandado al Gobierno que acepte la asistencia de más países, incluido EEUU. El grupo Agenda para la Transición ha pedido, además, al Gobierno de Bush que levante el embargo sobre alimentos y medicinas durante al menos dos meses, ante lo que Washington ha anunciado que está dispuesto a permitir el envío de ayuda humanitaria a la isla, pero sólo a través de organizaciones no gubernamentales.