Haider aumenta su influencia en el Gobierno austriaco tras la renuncia del vicecanciller Haupt

Actualizado:

VIENA. Apenas ocho meses después de asumir el cargo de vicecanciller de Austria, Herbert Haupt, presidente del populista y derechista Partido Liberal (FPÖ) de Jörg Haider, ha anunciado su renuncia. La dimisión del todavía presidente del partido y ministro de Asuntos Sociales supone una derrota personal en la pugna interna que vive su partido, enfrentado a unos resultados electorales cada vez peores y cuya actividad en el Gobierno de coalición ha sido duramente criticada por Haider, ideólogo de la formación que sigue ejerciendo su influencia desde su puesto de gobernador de Carintia.

Haider, que no ocupa ningún puesto importante en la formación, pero que sigue siendo el hombre fuerte del FPÖ, exigió hace apenas una semana una remodelación en el Gobierno que su formación comparte con el Partido Popular del canciller Wolfgang Schüssel. El gobernador de Carintia aseguró que la participación de su partido en el Ejecutivo federal era «desastrosa» y dio un plazo de dos semanas para que se produjeran cambios. No ha tenido que esperar tanto ya que ayer Haupt y Schüssel anunciaron la sustitución del primero por el ministro de Infraestructuras, Hubert Gorbach, también del FPÖ. El nuevo vicecanciller no tardó en asegurar que Haider será muy tenido en cuenta en todas las decisiones del partido en el futuro, dando así argumentos a quienes aseguran que Haider viene maniobrando desde hace tiempo para volver a situarse en primera fila de la actividad política, que abandonó en febrero de 2000 al renunciar a su cargo de presidente del FPÖ.

De hecho, Haider anunció que será quien encabece por parte de su partido las negociaciones sobre la proyectada reforma del sistema de impuestos austriaco. Todo parece indicar que Haider quiere fortalecer su posición de cara a las elecciones de marzo en Carintia, sobre todo, tras el desastre electoral que el FPÖ sufrió el pasado septiembre en los comicios regionales de Tirol y Alta Austria. Además, la influencia de Haider en el FPÖ se afianza con el nombramiento de su hermana, Ursula Haubner, como copresidenta del partido.

No es la primera vez que las maniobras de Haider alteran el Gobierno federal austriaco. En el año 2002, fueron precisamente sus críticas a la labor de sus compañeros de formación en el Ejecutivo las que causaron la ruptura de la coalición con el ÖVP y la convocatoria de elecciones anticipadas.