Cerca de un millón de cubanos son evacuados ante el peligro de inundaciones y deslizamientos de rocas del nuevo ciclón del Caribe. /REUTERS
Cerca de un millón de cubanos son evacuados ante el peligro de inundaciones y deslizamientos de rocas del nuevo ciclón del Caribe. /REUTERS

La Habana se prepara para recibir al devastador 'Ike'

Ha descargado sus fuertes lluvias y vientos de hasta 160 kilómetros por hora por el este y centro de la isla y se dirige a la costa oeste

AGENCIAS |
LA HABANA/MIAMIActualizado:

La Habana se prepara con angustia para la llegada del devastador 'Ike', sucesor de los poderosos huracanes del Atlántico, como ' Fay', ' Hanna' y ' Gustav'. Tras dejar al menos 64 muertos en Haití, la mayor parte de ellos niños, el extremadamente peligroso ciclón ha comenzado a descargar sus fuertes lluvias y vientos de hasta 160 kilómetros por hora por el este y centro de la isla y se dirige a la costa oeste.

Autoridades y residentes de la capital cubana se preparan para recibir la embestida del huracán. Ya ha comenzado la evacuación de los habaneros que residen en zonas bajas, cerca del litoral y en miles de viviendas en mal estado que podrían derrumbarse, según fuentes oficiales. La Defensa Civil amplió a todo el occidente de Cuba, incluida la capital, la fase de "alarma ciclónica" que ya regía en el resto del país.

Los habaneros, en tensión

Se ha pedido a los habitantes de barrios con riesgo de inundaciones, por penetraciones del mar o por las intensas lluvias, que se trasladen a casas de familiares y amigos en zonas más seguras. Mucha gente se desplaza con sus electrodomésticos, colchones, ropa, agua y alimentos, mientras continúan las largas colas frente a tiendas, gasolineras y supermercados que se han repetido desde el sábado.

Las aglomeraciones continúan en todo tipo de establecimientos de servicios, desde bancos a panaderías, y piquetes de obreros y particulares protegen almacenes, fábricas, escuelas, universidades, centros de investigación, fuentes de agua e instalaciones con planchas de madera y otros materiales.

'Ike' avanza por el mar frente a la costa suroriental de Cuba, tras bajar su potencia de categoría 4 a 1 en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de 5, pero tenderá a fortalecerse al transitar por las aguas cálidas del Caribe, tras dejar fuertes lluvias en las provincias de Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Tras atravesar Cuba, entrará a partir del miércoles en aguas del Golfo de México con lo que volverá a fortalecerse. La trayectoria actual del indica que durante el fin de semana alcanzaría algún lugar de la costa de Texas, aunque todavía es prematuro para confirmar la dirección que tomará el ciclón una vez abandone Cuba.

13.000 turistas evacuados en Cuba

Cerca de un millón de cubanos ya han sido evacuados en una situación de emergencia en toda la isla. En Cuba las medidas también afectan a los visitantes, ya que han sido evacuados 13.000 del balneario de Varadero, situado en la costa norte de la provincia de Matanzas y primer polo turístico de playa de la isla. El delegado del Ministerio del Turismo cubano, Amado Acosta, informa de que que los turistas que no han conseguido salir del país tienen asegurada todas las condiciones para permanecer durante el paso del Ike en hoteles más seguros.

La protección de más de 6.700 turistas alojados fundamentalmente en hoteles del litoral costero es una de las prioridades de las autoridades de la capital cubana.

Todas las medidas son pocas. Las intensas lluvias podrían ocasionar inundaciones y deslizamientos peligrosos de tierra en las zonas montañosas del este de la isla cubana, como ya ha sucedido en la isla de La Española -que comprende dos países, República Dominicana y Haití -, y también pueden acontecer en el sureste de las Bahamas y los cayos de Florida (EEUU).

Florida ya inicia las labores de emergencia

En este último lugar, la orden de evacuación de los turistas comenzó el sábado, tras declarar el gobernador de Florida, Charlie Crist, el estado de emergencia. Los residentes abandonan hoy este archipiélago. "Hay que estar preparados y seguir por la radio y la televisión su evolución", señaló el gobernador en una conferencia de prensa. Cuando se trata de huracanes, ha resaltado, "no hay reglas, de modo que debemos estar preparados, vigilantes y en alerta".

En la actual temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas y cinco huracanes. Los meteorólogos de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU vaticinaron que esta temporada iba a ser muy activa, con la posible formación de entre 14 y 18 tormentas tropicales, de las que entre siete y 10 podían llegar a convertirse en huracanes.