Donald Trump y Xi Jinping en Pekín
Donald Trump y Xi Jinping en Pekín - Efe

Guerra comercial de Trump: así son las relaciones comerciales de China con el mundo

Estados Unidos es el país que recibe más exportaciones chinas y el tercer proveedor del gigante asiático

Actualizado:

«No habrá ganadores en una guerra comercial. Seguir el proteccionismo es como encerrarse uno mismo en un salón oscuro: puede que evite el viento y la lluvia, pero también se quedarán afuera la luz y el aire». Estas palabras fueron pronunciadas por el presidente chino, Xi Jinping, en el Foro Económico Global de Davos que se celebró el pasado mes de enero. Palabras bastante sorprendentes si se tiene en cuenta que vienen del presidente del mayor país comunista desde que en 1991 desapareciera la Unión Soviética, y que se ha convertido en el abanderado del libre comercio y de la globalización.

Esta posición del líder chino no se entiende sin tomar en consideración de las iniciativas que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha llevado a cabo.

El pasado viernes, Donald Trump anunció la imposición de aranceles al 25% de las importaciones chinas, por valor de 50.000 millones de dólares. Los sectores más afectados serán el acero y el aluminio.

El repetido y famoso «American First» de Trump es el ejemplo más sencillo para entender este giro en el comercio norteamericano y también mundial. Un cambio en el sistema comercial multilateral apoyado, además, en negociaciones basadas en la fuerza, en el poder y en el tamaño.

Esta situación está siendo aprovechada por China, que ya desde su apertura a la economía de mercado sin renunciar al socialismo con la llegada al poder de Deng Xiaoping en 1978, junto con otros países como India y otros asiáticos, entendieron la necesidad de abrir sus mercados y transformar sus estructuras productivas para beneficiarse de los movimientos globalizadores de los países occidentales

China respondió con nuevas medidas arancelarias por valor de 50.000 millones de dólares a productos norteamericanos. Estas imposiciones se harán sobre 659 productos, como productos agrícolas, en particular la soja, que es el producto más perjudicado ya que China es el principal comprador de esta semilla a Estados Unidos, por un valor de 12.000 millones de dólares.

Datos macro de China-EE.UU.

Según un estudio realizado por la consultora Price Waterhouse Coopers (PwC), la República Popular China se convertirá en 2050 en la primera economía del mundo, por delante de Estados Unidos superándolo en un 30%, manteniendo una tasa de crecimiento de un 6.8% y de esta manera aumentar la renta per cápita China es el mayor exportador e importador de bienes en el mundo y la primera potencia industrial.

Entre las exportaciones principales de China podemos destacar: equipos tecnológicos (43%); textiles (12%); metales (7,3%) y productos químicos (4,6%).

Los principales países a los que China exportan sus productos son: Estados Unidos (19%); Japón (6.3%); Corea del Sur (4.6%) y Alemania (3.2%).

En 2016 las importaciones en China cayeron un 5.5% respecto del año anterior, representando en el PIB el 14.17%, que es una baja proporción si la comparamos con la del resto de los países. Ocupa el puesto 10 de 188 países del ranking de importaciones respecto al PIB.

China es el segundo país con mayor volumen de importaciones. Los productos principales son circuitos integrados y microestructuras eléctricas (14.4 %); aceites crudos de petróleo o de mineral bituminoso (7.3 %) y minerales de hierro y sus concentrados (3.6%).

Los principales países proveedores son Corea del Sur (10%); Japón (9.2); Estados Unidos (8.5%) y Alemania (5.4%).

Como medidas arancelarias e impuestos a la importación, China posee un umbral de aduanas de 50000 CNY por el valor de la mercancía y de 50 CNY por el monto de los impuestos.

Los aranceles promedio, sin contar productos agrícolas, están en un 8.37% según la CNUCYD. Se trata de una tasa relativamente baja.