REUTERS

Di Maio no reconoce a Guaidó: «El Gobierno italiano debe evitar cualquier interferencia externa»

El vicepresidente reconoce que «Venezuela está pasando por un período complejo»

RomaActualizado:

El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y vicepresidente del Gobierno italiano, Luigi Di Maio, ha asegurado al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, que Italia «debe evitar cualquier interferencia exterior» en la situación que vive el país.

Así lo informó hoy Di Maio en las redes sociales, donde publicó la respuesta que ha enviado al jefe del Parlamento venezolano, después de que este escribiera en los últimos días dos misivas a los dos vicepresidentes del Gobierno italiano, Di Maio y Matteo Salvini (líder de la Liga), para pedirles su apoyo.

«Hace unos días recibí una carta de Juan Guaidó y ayer, en nombre de un diálogo que Italia debe establecer con Venezuela, contesté. Creo que son los venezolanos los que tienen que decidir sobre su futuro, de manera pacífica y democrática y, sobre todo, en las urnas», subraya Di Maio.

El también ministro de Desarrollo Económico y de Trabajo reconoce que «Venezuela está pasando por un período complejo y doloroso de la historia» y por ello está «convencido de que el Gobierno italiano debe evitar cualquier interferencia externa».

En la carta, muestra la disponibilidad de Italia para actuar de «mediador entre las dos partes», en referencia al Gobierno de Nicolás Maduro y a la oposición, con el fin de propiciar «un camino común de legitimidad política que surja a través de nuevas elecciones, libres y supervisadas por organismos internacionales».

Considera que «son los venezolanos los que tienen que decidir su futuro, de manera pacífica y democrática» en las urnas y por eso reitera que el Gobierno italiano debe mantener «un enfoque neutral y sin injerencias en el proceso que conduce a estas elecciones».

Lo tiene que hacer, prosigue, «fomentando un diálogo más constructivo entre las partes, también con el objetivo de no generar mayor división a nivel internacional y su posibles consecuencias en términos de desestabilización del país».

Finalmente, Di Maio se refiere al Papa Francisco para reconocer que sus palabras siempre son importantes y le anima a hacer un llamamiento en este sentido porque sería «un gesto útil para el establecimiento de un diálogo».

Sin reconocimiento

Italia es uno de los pocos Estados europeos que no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela y su Gobierno de coalición se ha limitado a pedir elecciones libres.

En el Ejecutivo italiano existe división de opiniones entre los socios, pues la Liga es partidaria de la caída del presidente Maduro, mientras que el M5S prefiere evitar injerencias.

El líder opositor venezolano escribió a los líderes de las dos formaciones dos cartas en las que aseguraba que quería explicar sus planes para una transición democrática mediante elecciones «libres y transparentes» y para «solventar la presente crisis humanitaria».

Además, expresaba su deseo de enviar a Roma una delegación formada por el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Sucre, y por su representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, Rodrigo Diamanti.

El próximo 11 de febrero Salvini recibirá a esta delegación en Roma.