grupos, islamistas, queman, iglesias, malasia, utilizar, nombre
grupos, islamistas, queman, iglesias, malasia, utilizar, nombre

Grupos islamistas queman iglesias en Malasia por utilizar el nombre de Alá

ABC | KUALA LUMPUR
Actualizado:

Una iglesia protestante de Kuala Lumpur fue ayer pasto de las llamas y dos más (una católica y otra protestante) resultaron dañada después de que el Tribunal Supremo de Malasia dictaminara que el término Alá («Al-Lah» significa literalmente «el Dios») puede ser empleado por un periódico católico.

Los atacantes de la iglesia protestante más dañada, la Metro Tabernacle, arrojaron varias bombas incendiarias. La primera planta quedó totalmente destruida, pero afortunadamente no hubo heridos.

Además, varios desconocidos arrojaron un cóctel molotov en el recinto de la iglesia católica de Kuala Lumpur, la de la Asunción, explicó el sacerdote Lawrence Andrew, director del semanario católico «Herald». Hubo al menos otro atentado más, contra el templo protestante de la Capilla de la Vida.

Protección para las iglesias

El inspector general de la Policía Nacional, Musa Hassan, indicó que había dado la orden de proteger las iglesias cristianas del país, cerca de medio millar.

La semana pasada, el Tribunal Supremo de Malasia anuló el veto del Gobierno a que los medios de comunicación cristianos emplearan la palabra Alá como sinónimo de Dios.

Hace dos años, las autoridades malasias prohibieron que los no musulmanes equiparen a Alá con el Dios cristiano después de que así se hiciera en un artículo publicado en «The Herald», al que revocaron la licencia de edición.

La dirección de la revista defiende que el uso de la palabra Alá no pretende ofender a nadie, y que la Biblia en lengua malaya utiliza Alá para referirse a Dios, y «Tuham» para «Señor». Al argumentar que Alá debe ser un término de uso exclusivo para los seguidores del islam con el fin de evitar confusiones, el Ministerio de Asuntos Religiosos se incautó de cientos de Biblias en idioma malayo que incumplían la orden.

El pasado noviembre, y tras dos años de litigio, la revista recuperó la licencia de publicación, y entabló una batalla legal para defender que al Dios cristiano se le puede llamar también Alá.

La legislación de Malasia prohíbe el proselitismo entre los musulmanes (el 60% de una población total de 28 millones), y por otra parte autoriza la libertad de culto.

850.000 católicos

En este país del Sureste Asiático, habitado también por minorías de religión budista e hindú, viven unos 850.000 católicos, según el último censo oficial. El primer ministro, Najib Tun Razak, condenó ayer los ataques contra iglesias, y pidió a la población que no se precipite a la hora de señalar a los culpables. Najib mostró su preocupación por la posibilidad de que estos incidentes puedan afectar a la armonía entre las comunidades religiosas del país.