Gutiérrez, el primero en la lista REUTERS

Un ex golpista y un magnate bananero disputarán la segunda vuelta de Ecuador

El ex coronel golpista Lucio Gutiérrez y el multimillonario empresario bananero Álvaro Noboa se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones ecuatorianas

ÁNGELA LÓPEZ BOCCA. CORRESPONSALGUAYAQUIL.
Actualizado:

El electorado ecuatoriano ha elegido dos opciones contrapuestas desde el punto de vista ideológico, que se enfrentarán por la Presidencia: por un lado, el ex coronel golpista Lucio Gutiérrez, con el 20,20 por ciento de los votos escrutados, candidato que se ha hecho con el apoyo de los grupos de extrema izquierda y el sector indígena; y por otro, el multimillonario bananero Álvaro Noboa, con el 17,24 por ciento de los votos, dueño de más de cien empresas en Ecuador.

No obstante, ambas candidaturas han conseguido pasar a la segunda vuelta en este proceso electoral, que se celebrará el próximo 24 de noviembre, con un discurso popular plagado de propuestas vagas que van desde las mejoras sanitarias hasta las educativas, pasando por la oferta de vivienda barata y las promesas para combatir el desempleo, la pobreza y la corrupción.

Lo cierto es que los dos contrincantes han apostado en su campaña por sacarle partido electoral al lado más sensible de una población pobre, como es la ecuatoriana, que lucha por llevar a cabo una transformación social, política y económica que mejore sus precarias condiciones de vida.

Esperanza en un nuevo líder

Las preferencias expresadas ayer por los ciudadanos en las urnas han puesto de manifiesto que los ecuatorianos quieren que los dirija un nuevo líder que dé esperanza al país, alguien desconocido en el panorama político. Ni Noboa ni Gutiérrez son candidatos presentados por partidos tradicionales como el Social Cristiano, con Xavier Neira (12,47 por ciento), la Izquierda Democrática, con el ex presidente Rodrigo Borja (14,09 por ciento) y el Partido Roldosista Ecuatoriano, con Jacobo Bucaram (11,66). El tercer lugar fue para el ex vicepresidente León Roldós, con el 15,83 por ciento, que mantenía ayer la esperanza de hacerse con el segundo lugar al final del recuento.

Ninguno de los dos candidatos que irán a la segunda vuelta son políticos de carrera. Gutiérrez es ex coronel del Comando Conjunto de la FFAA que fue dado de baja tras el derrocamiento del ex presidente Jamil Mahuad, y de ahí surgió como figura política. Álvaro Noboa apareció de la mano del ex presidente Adbalá Bucaram en 1998 como miembro de su Gobierno. Por su parte, León Roldós, ex vicepresidente de la república y rector de la Universidad de Guayaquil, está relacionado con sectores bancarios del país.

Paradójicamente, los partidos que tendrán mayoría en el Congreso Nacional son el PSC y la ID. Desde este punto de vista, ambos candidatos deberán llegar a acuerdos o buscar estrategias políticas que les permitan la gobernabilidad en un país, donde precisamente éste ha sido uno de los factores que han incidido en la crisis política, social y económica.

Por otro lado, las próximas cuatro semanas despertarán las expectativas de la población. Los dos finalistas deberán profundizar y exponer sus planes de Gobierno a esos segmentos de votantes de las candidaturas del centro-izquierda, como Rodrigo Borja y León Roldós que, juntos, casi aglutinan un 30 por ciento de la votación. Gutiérrez deberá mostrarse menos radical, mientras que Noboa tendrá que hacer uso de su capacidad política y estadista para gobernar un país que atraviesa desde hace años una recesión económica y una economía dolarizada.