El Gobierno español estima que no necesita el permiso de las Cortes para intervenir

Pío Cabanillas aseguró ayer que el Gobierno considera que la autorización previa del Parlamento no es necesaria para que España pueda participar, junto con otros países aliados, en una operación militar en respuesta a los atentados contra Estados Unidos. Para no permanecer demasiado tiempo fuera de España, el presidente del Gobierno ha aplazado su visita a Chipre y Malta, pero mantendrá su viaje a Turquía y Bulgaria, los días 16 y 17.

MADRID. Luis Ayllón
Actualizado:

El ministro portavoz manifestó a preguntas de los periodistas, tras el Consejo de Ministros, que el Ejecutivo, una vez conocidos los informes pertinentes, considera que una eventual participación de España en una acción militar de la OTAN, no precisaría la previa autorización de las Cortes.

La idea ya fue apuntada el día anterior por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, ante el Congreso de los Diputados, donde los líderes de los principales grupos parlamentarios estiman igualmente que esa autorización no es necesaria. En cualquier caso, tanto el Ejecutivo como la oposición creen que es necesario mantener la línea de comunicacón establecida con los grupos.

Cabanillas precisó que no existía hasta ese momento ninguna petición formal por parte de EE.UU. y recordó que antes de ello debe ser probado de manera clara que se trata de un ataque desde el exterior, para que pueda aplicarse el artículo 5 del Tratado de Washington y los acuerdos de la Cumbre de la OTAN de 1999 en Washington, que incluyeron las agresiones de origen terrorista.

COMPROMISOS

En cualquier caso, reiteró que España hará honor a sus compromisos, tanto de carácter bilateral con Estados Unidos como con la Alianza.

De igual modo, insistió en la necesidad de una mayor cooperación internacional contra el terrorismo, del que dijo que no puede llevar adjetivos, ni explicarse por motivos étnicos o religiosos. En esa línea consideró muy positivo que los Quince hayan decidido acelerar los debates para poner en marcha la orden europea de busca y captura.

Sin embargo, calificó de «erróneo» plantear que los atentados de Estados Unidos pueden favorecer la lucha contra ETA, gracias a una mayor cooperación internacional.

Cabanillas, aunque consideró lo sucedido como de una «enorme gravedad», evitó hablar de situación de guerra, de «ambiente prebélico» o de «conflagración mundial», pero ante lo que pueda suceder en el futuro inmediato, reconoció: «No me da la impresión de que lo que vaya a haber sean operaciones policiales».

El portavoz indicó que se mantienen las medidas de seguridad y vigilancia tomadas por el Gobierno tras los atentados, y que la «célula de crisis» se reunió a las ocho y media de la mañana de ayer. También lo hizo ayer el Consejo de Política Exterior, que analizó la situación y, entre otras cosas, las gestiones que España puede hacer ante los países árabes, con quienes mantiene unas buenas relaciones. En esta reunión se decidió recortar el viaje que el presidente del Gobierno comenzará mañana, y que incluía visitas a Turquía, Bulgaria, Chipre y Malta, hasta el martes, día 18. José María Aznar ha aplazado su estancia en Chipre y Malta y regresará el lunes a Madrid.