El gobernador de Helmad sale ileso de un atentado cuando se dirigía al funeral de del hermano de Karzai
El presidenet Hamid Karzaim, durante el entierro de su hermano - reuters

El gobernador de Helmad sale ileso de un atentado cuando se dirigía al funeral de del hermano de Karzai

En el entierro, el presidente afgano pidió a los talibanes el cese de la violencia «y se unan al proceso de paz»

madrid/kabul Actualizado:

El gobernador de la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, Gulab Mangal, resultó ileso este miércoles de un atentado cuando se dirigía a los funerales por el hermano menor del presidente afgano Hamid Karzai, Ahmed Wali Karzai, asesinado este martes en Kandahar por uno de sus escoltas.

Según un corresponsal de Al Yazira en Kabul, el portavoz del gobernador ha confirmado que «cuando se dirigían en automóvil desde Helmand a Kandahar estalló una mina terrestre de fabricación artesanal a solo diez metros de distancia». Dos de los escoltas resultaron heridos. Miles de personas participaron este miércoles en el funeral, en medio de fuertes medidas de seguridad, en la localidad de Karz, de la que proceden los Karzaic y situada a unos 20 kilómetros de Kandahar.

En él, Karzai pidió a los talibanes que dejen de matar y opten por la paz. «Pido a los insurgentes talibanes que dejen de matar y se unan al proceso de paz, que beneficia a todos los afganos», afirmó el mandatario Karz

El presidente afgano, rodeado de fuertes medidas de seguridad, estuvo acompañado durante las exequias por miembros del Gabinete, parlamentarios, líderes tribales de la región y representantes de la misión de la OTAN en el país centroasiático.

El movimiento talibán se atribuyó el ataque al hermano de Karzai, que calificó como uno de sus «más grandes logros», aunque no presentó pruebas de ello. Este miércoles emitió un comunicado en el que amenazó a «todos aquellos afganos que apoyan a las tropas extranjeras».

Aunque Wali Karzai había sufrido constantes acusaciones de corrupción y narcotráfico y no tenía la confianza de las tropas extranjeras presentes en el país, los analistas creen que su muerte deja un vacío de poder en un momento muy delicado para Afganistán.