Imagen del satélite proporcionada por el Centro Nacional de Huracanes. EFE
Imagen del satélite proporcionada por el Centro Nacional de Huracanes. EFE

El gobernador de Florida declara el estado de emergencia por la presencia del «Alberto»

El gobernador de Florida, Jeb Bush, ha declarado hoy la situación de emergencia en el estado por la amenaza de la tormenta tropical Alberto, que se espera azote mañana la costa noroeste del estado.

AGENCIAS | MIAMI
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gobernador de Florida, Jeb Bush, ha declarado hoy la situación de emergencia en el estado por la amenaza de la tormenta tropical Alberto, que se espera azote mañana la costa noroeste del estado.

Bush ha declarado que Florida puede estar amenazada por un "gran desastre" y que por ello declaraba la situación de emergencia en La Florida, donde la evacuación de "varios condados podría ser necesaria por la tormenta tropical Alberto". Con el decreto de estado de emergencia se permitirá coordinar todas las operaciones de evacuación, activar planes de emergencia con las agencias locales, estatales y federales y la apertura de refugios.

Alberto se dirige hacia la costa del Golfo de Florida con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes y tiene el potencial para convertirse dentro de 24 horas en el primer huracán de la temporada de ciclones del Atlántico norte. Una tormenta se transforma en huracán cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 119 kilómetros por hora.

El Centro Nacional de Huracanes de EEUU (CNH) ha emitido un "aviso" de ciclón para la costa del Golfo de la Florida, desde Longboat Key hasta el río Ochlockonee. Un aviso significa que se espera el paso de un huracán en las próximas 24 horas y las personas ya deben tener listos sus preparativos para protegerse. También está vigente un "aviso" de tormenta tropical desde el sur de Longboat Key hasta Englewood y al oeste del río Ochlockonee hasta Indian Pass. Entretanto se ha emitido una "vigilancia" de tormenta (paso en 36 horas) desde el sur de Englewood hasta Bonita Beach.

El vórtice de Alberto se hallaba a las 15.00 GMT de hoy cerca de la latitud 27,1 grados norte y longitud 85,9 grados oeste, a 300 kilómetros al sur-suroeste de Apalachicola, en el norte de Florida y a 355 kilómetros al suroeste de Cedar Key, en la costa del Golfo. Se pronostican abundantes lluvias, fuerte marejada y tornados.

Primer huracán de la temporada

La tormenta tropical Alberto está a punto de convertirse en el primer huracán del año en el Atlántico después de haberse fortalecido frente a la costa oeste de Florida, según ha informado hoy el Centro Nacional de Huracanes en Miami. Los vientos de Alberto han alcanzado una velocidad de 112 kilómetros por hora y "tiene el potencial de convertirse en un huracán en las próximas 24 horas", de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson (máxima 5), han anunciado el meteorólogo del CNH, Richard Pasch. La tormenta se encuentra a poco más de 300 kilómetros de las costas del Estado, y las autoridades han emitido un aviso de huracán para la costa oeste, desde el norte de la ciudad de Sarasota hasta el sur de Tallahassee, la capital.

En el condado de Levy, una zona escasamente poblada por donde Alberto podría penetrar a tierra el martes por la tarde, se han ordenado las primeras evacuaciones obligatorias en las zonas costeras, se han cerrado las escuelas y se han abierto tres refugios. La oficina de Manejo de Desastres de Florida (FDEM) ha indicado que espera "fuertes lluvias en la península y los cayos (del sur) hasta el miércoles por la mañana", unas precipitaciones que podrían llegar hasta el sur de Georgia. El CNH ha agregado que además de las lluvias Alberto puede provocar grandes marejadas ciclónicas "a través de una extensa parte de las costas del Golfo en Florida", alejadas de la tormenta.

Primeros damnificados

Alberto es el primer ciclón de lo que se espera sea una activa temporada, pero no como la de 2005, cuando se formaron 28 tormentas y de ellas 15 huracanes. Sin embargo, si Alberto se convirtiera en huracán superaría a Cindy, el primer huracán del año el año pasado, formado el 6 de julio. La primera tormenta entonces, Arlene, se formó el 9 de junio. Alberto se alejaba hoy de Cuba dejando en refugios a unas 28.000 personas en el oeste de la isla, según los últimos reportes oficiales. Las provincias de La Habana, Ciudad Habana y Pinar del Río y el municipio de la Isla de la Juventud fueron las zonas más afectadas el fin de semana por las lluvias ocasionadas.

En La Habana, los aguaceros ocasionaron el fin de semana 40 derrumbamientos parciales de viviendas y tres totales, y provocaron la caída algunos de postes y tendidos eléctricos. En la capital se evacuaron familias de la Habana Vieja, Cerro y Lisa, en lugares cercanos a márgenes de ríos y zanjas o sitios bajos. Un tornado asociado a Alberto dejó el domingo ocho personas heridas, cuatro viviendas destruidas y otras 48 dañadas en la zona de Nueva Paz, 70 kilómetros al sur de La Habana, según informes locales.