Cristopher Figuera y Nicolás Maduro
Cristopher Figuera y Nicolás Maduro - ABC

El general venezolano que trató de echar a Maduro llega a EE.UU.

Cristopher Figuera acusa al presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de haber boicoteado el pronunciamiento contra Maduro

WashingtonActualizado:

El general venezolano Cristopher Figuera, que tomó parte en el pronunciamiento del 30 de abril para forzar la huida de Nicolás Maduro a Cuba, llegó el lunes a Estados Unidos, donde prosigue su colaboración con las agencias de inteligencia. Figuera dirigió entre octubre y abril el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y dispone de abundante información sobre la cúpula del chavismo y sus lazos con el régimen cubano.

Figuera reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y permitió la liberación de Leopoldo López, que hoy reside en la embajada española en Caracas. En teoría, el pronunciamiento estaba preparado para el 1 de mayo pero según ha dicho el propio Figuera en declaraciones recientes él lo precipitó porque fue informado de que los temidos «colectivos» o grupos armados al servicio de Maduro se preparaban para reventar las manifestaciones convocadas por los opositores ese día.

El 7 de mayo, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, anunció el levantamiento de las sanciones dictadas contra Figuera el 15 de febrero. La Casa Blanca cumplía así la promesa de ofrecerle un salvoconducto si maniobraba a favor del cambio. El general había salido el 2 de mayo por carretera a Colombia, y luego se instaló en Bogotá donde cooperó con la inteligencia norteamericana, tal y como avanzó ABC.

Figuera ha hecho circular algunas declaraciones suyas a través de mensajes de sonido difundidos por WhatsApp en los que acusa al presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno, de haber boicoteado el pronunciamiento contra Maduro con su exigencia de ser él nombrado presidente, y no Guaidó. En una entrevista publicada anoche por el diario «The Washington Post», Figuera asegura que además, Moreno pedía 100 millones de dólares (87 millones de euros al cambio actual).

En esa entrevista, concedida al periodista Anthony Faiola en Bogotá, Figuera asegura que en la confabulación contra Maduro y su guardia de seguridad de unos 20 cubanos estaba también implicado el ministro de Defensa, general Vladímir Padrino, que finalmente no cumplió los compromisos adquiridos con EE.UU. a través de varios intermediarios. El 28 de abril, dos días antes del pronunciamiento, Figuera llamó a Padrino pero este le respondió que estaba en el cine viendo la película «Vengadores: Endgame» y no podía hablar. No han vuelto a contactarse.