El general Radislav Krstic, ayer en el Tribunal de La Haya. Ap

El general serbio Radislav Krstic, primer condenado por genocidio en La Haya

«General Krstic, usted es culpable de miles de muertes (...) Usted es culpable de genocidio», sentenció ayer el juez del Tribunal de crímenes de guerra, Almiro Rodrigues, condenando por primera vez por genocidio a un detenido relacionado con la guerra en la ex Yugoslavia. Miles de civiles fueron ejecutados tras la toma de Srebrenica, por las tropas que mandaba Krstic.

VIENA. Ramiro Villapadierna, corresponsal
Actualizado:

Seis años después, un tribunal de la ONU reconoció ayer por primera vez que en Bosnia hubo un genocidio. Alrededor de 8.000 varones, hombres y niños, de filiación cultural musulmana, fueron ejecutados tras la toma de la comarca sitiada de Srebrenica por las tropas serbias mandadas por el general Radislav Krstic, que ayer fue considerado culpable de genocidio en una sentencia histórica del Tribunal Internacional de La Haya.

Se trata de la primera vez, desde los juicios de Nüremberg, en que un tribunal internacional pronuncia una sentencia de genocidio en Europa. Juristas y analistas coincidían ayer ante distintas emisoras en que la sentencia sentaba un precedente contra el que serían medidos en lo sucesivo otros presuntos criminales de guerra, así como sus inmediatos superiores todavía en libertad.

«En Julio de 1995, general, usted individualmente, consintió en el mal; éste es el motivo por el que este tribunal le condena y sentencia a 46 años en prisión», dijo el juez Almiro Simoes Rodrigues al progresivamente sombrío general serbio de 53 años, que escuchó su sentencia sentado, siendo inválido de guerra. Antes, en los 15 meses que duró su juicio, había tenido que encarar el testimonio de 116 testigos y supervivientes de la mayor masacre en Europa desde la II Guerra Mundial.

ÓRDENES DE MLÁDIC

Krstic ha inculpado en el juicio al jefe del ejército serbobosnio, Ratko Mládic, de quien dijo recibir las órdenes, pero el tribunal concluyó que, incluso aunque Krstic actuara bajo órdenes recibidas de llevar a cabo las ejecuciones en masa de varones, así como la deportación de todas las mujeres y niños, el general era personalmente responsable de genocidio.

«Usted estaba allí, general, Usted fue culpable del asesinato de miles de bosnios musulmanes», dice la sentencia distribuida por el sitio del TPI en Internet. El general y los mandos serbobosnios -concluye el documento- debían saber que la acción combinada de ejecuciones y expulsión buscaba la desaparición de un grupo de una región, luego eran genocidas.

La fiscalía había pedido ocho penas de cadena perpetua para este oficial del antiguo Ejército Popular Yugoslavo, que se enfrentaba a dos cargos por genocidio, cinco de crímenes contra la humanidad y uno de violación de usos y leyes de la guerra. Krstic se declaró siempre inocente de todos los cargos y su abogado indicó ayer que apelaría la sentencia.

Inmediato en jerarquía al jefe del ejército serbio de Bosnia, general Mládic, Krstic es, por el momento, el más alto cargo militar de cuantos se encuentran en La Haya y fue aprehendido por tropas de la OTAN en diciembre de 1998. Detenidos por el TPI se encuentran también Momcilo Krajisnik y Biljana Plávsic, ambos siguientes en jerarquía política a Rádovan Káradzic, quien como Mládic, no han sido arrestados por el momento.

TRES OFICIALES DETENIDOS

Ayer, en cambio, tres oficiales superiores musulmanes de Bosnia acusados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya, se entregaron a las autoridades bosnias y serán trasladados a La Haya, según informó el ministerio de Justicia en un comunicado