Primer plano del general Qasem Soleimani, líder de la fuerza iraní de élite Quds
Primer plano del general Qasem Soleimani, líder de la fuerza iraní de élite Quds - ABC

Un general iraní afirma que su país ha protegido al Líbano de Daesh

El general Qasem Soleimani, líder de la fuerza iraní de élite Quds, brazo exterior de la Guardia Revolucionaria, ha afirmado este sábado que la lucha de su país en Siria contra los extremistas ha protegido al Líbano de Daesh

BEIRUTActualizado:

De acuerdo con medios oficiales iraníes, en una nada habitual declaración pública ante el Consejo de la Shura iraní, Soleimani ha asegurado que «si no fuera por la firmeza de la República islámica de Irán en su combate contra los takfiris (grupos yihadistas radicales suníes implicados en la guerra en Siria) durante los últimos cuatro años, Daesh habría formado ya un gobierno en Siria y los cristianos, suníes y chiíes en Líbano se habrían visto afectados por la situación en Damasco».

El general iraní se ha ganado la fama de ser uno de los mejores oficiales operativos de seguridad en Oriente Próximo. Se le atribuye haber definido la estrategia que ha ayudado al presidente sirio Bashar al Assad a cambiar el curso de la guerra contra las fuerzas rebeldes y recobrar ciudades y pueblos claves y se le considera igualmente responsable de organizar las líneas iraquíes contra Daesh y frenar el avance del mismo.

Irán, junto al movimiento chií libanés Hizbolá, es un acérrimo aliado del presidente sirio Assad y se cree que ha gastado miles de millones de dólares en los últimos cuatro años para fortalecer su gobierno, le ha proporcionado consejeros militares y armas así como líneas de crédito y petróleo. Para el comandante de la Fuerza Quds no existe ninguna duda de que si no fuera por los esfuerzos iraníes, Líbano se enfrentaría hoy en su propio territorio a los yihadistas, un planteamiento que genera agrios debates entre la clase política libanesa.

Muchos libaneses se muestran molestos con la descripción de Hizbolá como héroes que están defendiendo el país de los extremistas pero no puede obviarse el hecho de que ante el objetivo islamista de expandir su califato por Oriente Medio, Líbano, un estado fragmentado plagado de odios sectarios, es el lugar más natural para ser atacado. Desde mediados de 2014 fuerzas de Daesh y del Frente al Nusra, una rama de Al-Qaeda, se encuentran desplegadas en la frontera norte que separa Siria del Líbano y han utilizado el terreno para lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad libanesas y realizar numerosas incursiones.

La colaboración entre el ejército libanés y Hizbolá, así como la preocupación de Daesh por mantener sus posiciones en Siria e Iraq, hacen improbable por el momento que los radicales puedan tomar mucho más territorio dentro del país pero no se descarta que células durmientes puedan volver a cometer actos terroristas en Líbano.